Consejos para empezar con un blog corporativo

primeros pasos para un blog corporativo

Esto de los blogs está muy de moda, ¿no? Cualquier negocio que se precie está en esta onda o se lo está planteando por aquello de que “hay que tenerlo”. Ya ocurrió en su día con las redes sociales, “había que estar”, y este planteamiento se fue extendiendo a los blogs. Ahora bien, como también pasa con las redes sociales, tener un blog en base a la idea de que “hay que tenerlo” pero sin una estrategia y unos objetivos concretos y medibles no sirve para nada.

Si te has decidido a montar un blog corporativo o si ya lo has hecho pero estás un poco perdido y empiezas a pensar que algo falla, quizá estos consejos te puedan servir para ayudarte a marcar el rumbo con el objetivo de que tu blog “trabaje” para tu negocio.

Reflexiones previas

Antes de lanzarte a la piscina simplemente porque sí, párate a pensar: ¿Por qué y para qué quieres un blog corporativo? “Porque todo el mundo tiene un blog” no es una respuesta válida. Tu blog tiene que tener unos objetivos estratégicos, coherentes, realistas y medibles.

Antes de pensar que con solo con abrirte un blog y publicar de vez en cuando lo que sea va a ser más que suficiente, debes tener muy claro qué es y qué no es el Marketing de Contenidos. Sin objetivos y sin una estrategia, tener un blog será una pérdida de tiempo. Para hacer las cosas de cualquier manera, es mejor no hacerlas.

Un blog no es una mera herramienta de autombombo comercial. Si te limitas a publicar contenidos comerciales relacionados con tu negocio aburrirás y no conseguirás llegar a tu audiencia. Recuerda: corporativo no es sinónimo de aburrido y autobombo.

Ajusta las expectativas: un blog no te dará resultados inmediatos. Es una estrategia que requiere de tiempo, de paciencia y de constancia pero, cuando consigas despegar, los resultados suelen ser muy sólidos.

Planificación y estrategia

Vale: quieres un blog corporativo. Pero, ¿ahora qué? ¿Sabes cada cuánto vas a publicar nuevos contenidos? ¿Sabes para quién vas a escribir? ¿Has definido el lenguaje de tu marca?

La mayoría de los blogs corporativos que no funcionan es porque han fallado a la hora de hacer una mínima planificación o porque directamente caen en el citado autobombo.

blogs corporativos

Periodicidad

Márcate una periodicidad y cúmplela a rajatabla. Ésta es la manera más efectiva para acostumbrar a tu audiencia y para no dejar tu blog abandonado a las primeras de cambio.

No sirve de nada publicar dos post en una semana y luego tirarse un mes o dos meses sin publicar. Sobre todo, cuando todavía no te conocen.

¿Quién es tu audiencia?

El blog no te servirá para vender directamente, pero te ayudará a trabajar tu branding, a captar personas afines a tu marca, a fidelizarlas, a conseguir suscriptores, a conversar,…

Tus usuarios primero serán visitas, que tendrás que convertir en lectores. Y esos lectores mañana pueden convertirse en clientes. Escribir para todo el mundo es una pérdida de tiempo. Escribe para ese público objetivo que te interesa captar como lectores y como potenciales clientes.

Define el lenguaje de tu marca

El estilo propio es lo que conseguirá que puedas marcar la diferencia con respecto a otros blogs y que puedas conectar con tu audiencia.

Por eso es fundamental que definas el lenguaje de tu marca y que ese lenguaje tenga coherencia con la personalidad de tu marca y con la audiencia a la que quieres llegar. ¿Les vas a hablar de tú, de usted? ¿Vas a emplear un tono informal y más divertido, más serio? ¿Cómo vas a conectar? ¿Cómo es tu marca y cómo se comunica?

De qué escribir en tu blog corporativo

Ya tienes identificada a tu audiencia. A partir de ahí, piensa: ¿qué le interesa a tu audiencia? ¿Qué necesita saber? ¿Qué preocupaciones o qué dudas tiene? ¿Qué le entretiene? ¿Qué le gusta y qué le disgusta? Cuanto mejor conozcas a tu audiencia, mejor podrás enfocar los contenidos.

Recuerda: no se trata de ti ni de mirarte el ombligo y hacer autobombo comercial a diestro y siniestro. Se trata de tu audiencia y de lo que le interesa a tu audiencia.

Los contenidos directamente relacionados con tu negocio no deberían sobrepasar el 20% pero, igualmente, nunca pierdas de vista que, aunque sean más comerciales, deben estar orientados a tu audiencia y sus necesidades.

Calendario editorial

Un plan de publicaciones te puede facilitar mucho las cosas. Determina previamente de qué vas a escribir, haz un listado de aquellos temas que pueden interesarle a tu audiencia, incluye la fecha de publicación, etc.

Suscripción

Facilita y promueve la suscripción al blog desde el primer día. Esas personas afines a tu marca que te dan su correo son un tesoro muy valioso.

El potencial del SEO

No desperdicies el potencial del SEO desde el principio para captar tráfico desde los buscadores. Ponte las pilas porque es un canal muy potente y, aunque no seas un maestro del SEO, puedes aprender aquellas cuestiones más básicas para poder optimizar tu blog y tus contenidos, de forma que el SEO te pueda ayudar.

¿Por qué dejarlo para más adelante y no aprovechar este potencial desde el principio?

Conversa con tu audiencia

Un blog es una herramienta 2.0 y eso significa que es un camino de ida y vuelta. Escucha y conversa con tu audiencia. Responde los comentarios, gestiona las críticas, etc. El trabajo no acaba con publicar el post de la semana. Un blog es mucho más que solo publicar contenidos.

Mide, analiza y reacciona

Lo que no se mide no se puede mejorar. Analiza las métricas, de dónde te llegan las visitas, qué tipo de contenidos funcionan mejor y cuáles peor, etc. Toma nota y reacciona para mejorar.

Inversión: Lo que no es tiempo es dinero

Nadie dijo que esto de montar y mantener un blog corporativo fuera cosa de coser y cantar. Requiere  trabajo, requiere paciencia y requiere mucha constancia.

Si no puedes o no quieres invertir recursos económicos, tendrás que hacerlo tú. Eso igualmente es una inversión de tiempo. Si no puedes invertir tu tiempo o no estás en condiciones de gestionar tu blog como corresponde, tendrás que valorar la posibilidad de encomendar esta tarea a un profesional. Lo que tienes que tener claro es que nada es gratis: lo que no supone tiempo, supone dinero.

Si no estás en condiciones de dedicar tu propio tiempo o de dedicar recursos económicos, entonces mejor no te lances con un blog. Hacerlo de cualquier manera, no vale de nada.

¿Tú que opinas? ¿Te animas a aportar algún otro consejo sobre cómo empezar con un blog corporativo? ¿Dónde crees que fallan los blogs de empresa?

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    La verdad que es un articulo muy interesante, muchas empresas deberían darle una mayor dedicación al blog corporativo y salir de ese esquema de “aburrido y autobombo” como tu mencionas.

    De hecho para esta pregunta me gustaria añadirle una respuesta: ¿Por qué y para qué quieres un blog corporativo? – Pues para publicar contenido de calidad que posicionen al blog de buena forma en Google y atraigan visitantes al mismo que posteriormente a la larga beneficien a la empresa.

    Saludos!

  2. dice

    Hola!

    No estoy muy de acuerdo relacionar un blog corporativo con dinero, creo que es más para obtener visibilidad y confianza.

    Eso sí, un blog corporativo no tiene que estar revestido de seriedad y aburrimiento.

    Un saludo

    • dice

      Hola Edmundo,
      A ver aunque sea venta indirecta, al final a través de un blog de empresa te quieres convertir en un referente de tu sector. No estas vendiendo directamente, pero sí indirectamente.
      Y de acuerdo 100% con lo de que un blog de empresa no tiene que ser serio o aburrido. Es imprescindible encontrar el lenguaje de tu marca que se adapte al publico objetivo.
      Un abrazo

  3. dice

    En el caso del ratoncillo, su blog corporativo en Blogramé.

    Es un blog de y para comentaristas; por lo que son a la vez, público y participantes.

    El blog va unido a una comunidad privada en Google+; por lo que el blog solo es un reflejo de debates ya realizados anteriormente.

    Y sobre el lenguaje, obviamente, es de tú a tú.

  4. dice

    Hola Paula,
    muchas gracias por compartir tu excelente post! Me parece que mencionaste puntos fundamentales para lograr tener un blog exitoso.

    Creo que la mayoría de los blogs de las empresas fallan al principio. Publican unos cinco o tal vez hasta diez posts, no ven un resultado inmediato y ya solo publican de vez en cuando. Sobre todo cuando uno empieza un blog es primordial tener en cuenta que con la investigación, la redacción y la publicación no está terminado el trabajo. Aunque publiques un post de primera clase, no te va a servir de mucho, porque nadie lo va a leer.

    Al comienzo generar un público toma por lo menos la misma cantidad de tiempo que crear el blog post. Hay que usar varios canales de comunicación para llegar al público objetivo. Y hay que ser paciente y consecuente.

    Un saludo,
    Sarah

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *