Marcas 2.0: corporativo no es aburrido

Se una empresa 2.0 diferente

Cómo darle vida a tu marca 2.0

Frente a lo que se pueda pensar de que Internet es un canal frío por aquello de la falta de trato directo, lo cierto es que el mundo online nos brinda muchas posibilidades para conectar con nuestros usuarios y potenciales clientes. Sin embargo, es bastante común que, a la hora de trabajar una web, lo CORPORATIVO se llegue a confundir con lo que se supone que es lo CORRECTO y que, al final, acaba siendo ABURRIDO. Resultado: más de lo mismo.

Somos una empresa que… bla, bla, bla

¿No te ha pasado más de una vez? ¿Entrar a la web de una empresa y encontrar información densa y aburrida, que mentalmente acabas traduciendo como bla, bla, bla…? Entonces, ¿por qué caes en lo mismo? Desde la info de tu web hasta el último artículo de tu blog o cualquier post en redes sociales, tienes un sinfín de posibilidades para demostrar que corporativo definitivamente no tiene por qué ser sinónimo de aburrido. Y no, no se trata de ponerse a contar chistes 😉

Vale, dicho esto: ¿Por dónde empiezas? Pues el punto de partida no es otro que tener muy claras una serie de cuestiones que, por obvias, en muchas ocasiones se llegan a pasar por alto o que no se analizan como corresponde:

  • Quién eres, dónde estás y dónde quieres estar
  • Cómo es tu marca y cómo quieres que se perciba
  • Quién es tu público objetivo: cómo es, qué necesita, qué valora y cuáles son las inquietudes de tu “cliente ideal”. La información es poder y conocer a tu cliente te hará tener mucho ganado a la hora de conectar con él.

Tú eres quién mejor conoce esas respuestas, así que a partir de ahí y de las conclusiones a las que hayas llegado, tú mismo deberás definir la base de tu estrategia de comunicación con tu cliente ideal. Sin perder de vista que cada acción debe ser coherente con los valores o atributos de tu marca. No con la marca de tu competencia, con la tuya propia.

Pero, en líneas generales, quizá puedan ayudarte estos consejos como punto de partida:

Dale vida y personalidad a tu marca

Conoces perfectamente a tu hermano o a tu mejor amigo: es un tío divertido, irreverente, un Peter Pan pese a que ya ha pasado de los 40, le gustan las aventuras y los retos pero se atasca con una acción tan cotidiana como pueda ser freír un huevo frito, no es perfecto ni mucho menos. A muchas personas no les cae bien a la primera, pero se hace querer.

También podrías hacer una radiografía perfecta de tu madre, con sus defectos y sus virtudes. Pero, ¿conoces tu propia marca? ¿Te has planteado realmente cuál es su personalidad?

Tu marca es mucho más que un nombre y un logo. O debería. Dale vida y personalidad a tu marca. Todos tenemos nuestro rollito, tu marca también. No todos vamos a gustar a todo el mundo. Tu marca tampoco. Pero no se trata tampoco de intentarlo, es suficiente con que le gustemos a las personas que más nos interesan.

¿Conoces por ejemplo la marca de moda Desigual? Algunas de sus campañas han sido bastante controvertidas y criticadas, pero lo que no se puede negar es que es una marca con personalidad propia.

Sí, quizá no puedas identificar exactamente con este ejemplo: no tienes los recursos ni los medios de Desigual, que ya es una marca consolidada y con mucho recorrido, pero no voy a eso. A lo que voy es al trasfondo. Desigual es una marca joven, transgresora, irreverente, divertida… Y lleva todos esos atributos hasta las últimas consecuencias. De eso se trata.

Tú quizá no puedas hacer campañas o desarrollar iniciativas con los recursos de Desigual, pero sí puedes darle rollo a tu propia marca y hacer que los demás sepan cuál es ese rollo a través de cualquier texto de tu web, de las imágenes, de tu blog, de tus perfiles sociales… Reivindica el carácter de tu marca de principio a fin. Y siempre con coherencia.

La marca 2.0

 

Desarrolla una voz propia para tu marca

Suele ser más fácil desarrollar una voz propia cuando se trata de nosotros mismos, en primera persona del singular. Al final, nos cueste más o menos, se trata de ser nosotros y de que los demás lo puedan apreciar a través de nuestros blogs y perfiles sociales. Pero cuando se trata de una marca, de repente nos atascamos.

¿Una marca puede tener una voz propia, como si se tratara de una persona? Por supuesto. No solo puede, es que debería tenerla. Una voz acorde con esa personalidad y ese rollo del que acabamos de hablar. Por eso es muy importante que seas capaz de definir realmente CÓMO es tu MARCA, cuál es su lenguaje y su tono y cómo quieres que se comunique con tus usuarios para poder entablar una relación real, cercana y duradera.

A partir de ahí, una vez bien definida esta base, tu marca podrá tener una voz propia y conectar más fácilmente con tus usuarios, con independencia de quién sea la persona encargada de escribir los textos de tu web, los artículos de tu blog o los post y actualizaciones en tus redes sociales.

No temas marcar la diferencia: hay vida más allá del color gris

A ver si te esta situación te resulta familiar: antes de arrancar con tu web y con tu estrategia de marketing de contenidos y redes sociales le has echado un ojo a tu competencia para ver qué hace, cómo lo hace y qué no hace.

Hasta ahí perfecto, está muy bien saber qué es lo que hacen nuestros competidores. Pero en el camino quizá te has perdido a ti mismo: la inseguridad ha hecho acto de presencia y al final estás emulando exactamente lo que hace tu competencia y no hay quién te saque de ahí. Ni más ni menos.

Es una opción, muchas marcas lo hacen, pero sólo si te conformas con ser uno más y conseguir de rebote alguna que otra venta. Definitivamente no es una opción si lo que pretendes es que directamente quieran comprarte a ti.

Vivir dentro de una gama de colores grises puede ser bastante cómodo y puede que no te funcione mal del todo. Porque sí, cuando se trata de romper moldes, corres el riesgo de que el resultado no sea el que exactamente pretendías. Te puede salir bien, mal o regular. Pero al menos estarás marcando la diferencia: hay vida más allá del color gris.

Que tu competencia no haya querido atreverse a hacer algo diferente o que ni siquiera se le haya ocurrido, no quiere decir que tú no puedas hacerlo. ¿No crees que merece la pena hacer la prueba? Siempre puedes volver a la zona de grises si es lo que quieres o lo que finalmente crees que mejor te funciona.

No trates de impresionar a tu cliente: trata de conectar con él

Las webs de empresa que me resultan más aburridas y que me echan para atrás son las que me demuestran desde el minuto 1 que lo que intentan es impresionarme a base de “bla, bla, bla” para, a partir de ahí, venderme algo.

Esa forma de comunicación es más propia del siglo pasado, pero todavía se sigue viendo y normalmente el efecto que se consigue es el contrario al que se persigue. Esto suele formar parte también del temor a salir de “la zona de grises”.

No se trata de impresionar a tu cliente, se trata de que intentes conectar con él. Míralo desde este punto de vista: cuando intentas impresionar estás hablando de ti, cuando buscas conectar estás hablando para y por tu cliente, que es quien realmente importa. En este blog ya hemos hablado de este tema en más de una ocasión, pero es importante: no se trata de contar lo bueno que eres, sino de que dejes claro qué es lo que puedes hacer por tu cliente.

A tu cliente no le seduce el “bla, bla, bla”, a tu cliente le seduce que hables con él y que le aportes soluciones. Le seduce tu capacidad para conectar y la confianza que seas capaz de transmitirle.

¿Tú cómo lo ves? ¿Crees que corporativo siempre tiene que ser aburrido o que hay vida más allá de la zona gris y merece la pena arriesgar?

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    A veces, se confunde la conversación con la conversión. No hay que olvidar que los mercados son conversaciones; no conversiones.

    Otra cosa es confundir tu comunidad con tu clientela. Pero esa es ya otra historia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *