Los 10 mandamientos del buen contenido

como hacer un buen contenido

Cómo facilitar que tus contenidos se lean

¿Qué es lo que hace que como lectores valoremos un contenido? Obviamente, lo primero que tendremos en cuenta es la utilidad que hayamos encontrado en dicho contenido, pero realmente detrás hay un cúmulo de detalles. Fondo y forma, contenido y continente. Todo suma. Ahora cambiamos del modo lector al modo redactor: somos nosotros quienes tenemos que elaborar ese contenido “perfecto”. Quizá no siempre podamos conseguirlo, pero tampoco está de más intentar afinar al máximo dentro de nuestras posibilidades. ¿Hacemos un repaso por los 10 mandamientos del buen contenido?

  1. Utilidad de la información: sí, es la base. De una forma u otra, el contenido tiene que resultar de alguna utilidad para quienes queramos que nos lean. Un contenido puede informar, puede entretener, puede educar, puede inspirar… Pero tiene que cumplir algún tipo de función para poder ser de utilidad. ¿Estarías dispuesto a perder el tiempo leyéndote algo que realmente no te está aportando nada de nada?
  2. Un título sugerente o muy descriptivo: ya lo hemos comentado en más de una ocasión, el título es un factor determinante a la hora de captar la atención. Casi se puede decir que con la elección de un puñado de palabras nos lo jugamos todo, así que conviene que el título sea lo suficientemente sugerente y atractivo como para llamar la atención y provocar la curiosidad o que sea muy descriptivo, de forma que ya anuncie lo que el lector va a poder encontrar. Eso sí, mucho ojo con los títulos demasiado sugerentes y que poco tengan que ver realmente con el contenido, porque el lector se irá tan rápido como ha llegado al haberle creado unas falsas expectativas.
  3. Un primer párrafo introductorio atractivo: hemos conseguido captar la atención con el título, pero el trabajo no ha terminado ni mucho menos. Ese usuario tiene ahora que decidir en milésimas de segundo si nos va a leer. El primer párrafo va a ser nuestra mejor arma. Se trata de que en un máximo de seis líneas (recomendable) consigamos explicar de forma atractiva a ese usuario qué es lo que le vamos a contar (y por qué le va a resultar de utilidad).
  4. Una sola idea o mensaje principal: a veces nos complicamos… No es que lo pretendamos, pero empezamos a escribir de un tema y, al final, nos vamos desviando… Lo más recomendable (y lo que el lector agradecerá) será que pongamos el mensaje principal en el centro. Y que no lo perdamos en ningún momento de vista, de forma que toda la información que desgranemos a continuación sea un complemento de esta idea o mensaje principal. Esta idea principal será la conclusión con la que queremos que se quede el lector.
  5. Una estructura agradable a la vista: por muy interesante que sea un contenido si no somos capaces de presentarlo en condiciones no ganaremos mucho. La estructura debe ser agradable a la vista, no debe parecer un ladrillo. Párrafos regulares, de no más de siete líneas (recomendable); listados para enumerar o desgranar información; subtítulos para organizar en bloques la información; intercalar imágenes (o vídeo) para aliviar la concentración de texto,… Intenta también que esa estructura sea (más o menos) común a todos los contenidos de tu blog para conseguir una cierta armonía.Un buen contenido
  6. Mucho ojo con los errores ortográficos: hay errores, erratas, descuidos,… y sí, son humanos. Pero lo cierto es que si reiteradamente cometemos cagadas gramaticales habrá a quien quizá no le importe pero también habrá a quien sí. Mucho ojo, y especialmente si se trata de un blog de marca o empresa. Una mala ortografía puede dar muy mala imagen y puede ser un motivo para que alguien decida no leernos más. Por si te sirve de ayuda, te dejamos este artículo sobre los errores ortográficos más comunes. No está de más echar un ojo.
  7. Una sintaxis simple: a menudo nos podemos complicar la existencia a la hora de construir frases. Apuesta siempre que puedas por frases cortas (tampoco vale el modo telegrama ¿eh? 😉 ) y por la máxima simplicidad. Se trata de que nos entiendan. Mantén el hilo y el tono de la redacción, intenta evitar conjugaciones verbales enrevesadas y no pierdas de vista el sujeto/predicado. Parece una obviedad, pero…. en la práctica no lo es.
  8. Un buen tratamiento de la imagen: una buena imagen puede ser tan poderosa como un título a la hora de llamar la atención. Eso sí, no todo vale. Visualmente se agradece mucho que la imagen esté bien cuidada, al margen del valor informativo que asimismo sea capaz de aportar.
  9. Extensión justa: podemos leer o escuchar miles de consejos sobre la extensión ideal de un contenido, pero la realidad es que es una cuestión de cada contenido. Más allá de obsesionarnos con el número de palabras y la extensión más o menos apta para gustarle más al señor Google, se trata de dar a cada contenido la extensión que realmente se merezca. Según el tema, según el nivel de profundidad que vayamos a desarrollar, etc.
  10. Enlaces coherentes: los enlaces desde dentro de un contenido (internos y externos) pueden ser un buen recurso para facilitar que nuestros lectores puedan ampliar la información. Sí, luego está también el factor SEO. Pero de lo que se trata, tanto para nuestro lector como para Google, es de que esos enlaces sean coherentes y de que realmente estén contextualizados con el contenido. Y ojo, tampoco hay que abusar.

Lo hemos querido dejar en 10 mandamientos, pero si te animas con el número 11… ¡Adelante! 😉 ¿Cuáles son para ti las claves del buen contenido? ¿A qué le das más importancia?

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. Jaunan dice

    Empece recientemente con mi blog personal y estos artículos me vienen fantásticos para avanzar. Muchas gracias, te ánimo a que sigas escribiendo. Salu2

    • Paula Guzman dice

      Muchas gracias a ti por pasarte por aquí, Miguel Ángel. Nos alegra que te hayan gustado el post y los mandamientos :)

      Un saludo!

  2. dice

    Hola chicas!!

    Excelente post para darse uno cuenta de que peca más que la cara de Pipi (ea, a pensar). Jejejeje.

    En serio. Me quedo con la 4 como bien dice Alba. Creo que para mi es imposible.

    La 11, para mi, sería aplica todas las anteriores siempre que puedas sin perder tu estilo propio.

    Besitos!

  3. dice

    Acabo de conocer vuestro blog, muy buenos consejos!
    La 4 se me hace especialmente difícil, cuando comienzas a escribir siempre acabas por inspirarte más de lo que estabas y quieres contar mucho más de lo que habías pretendido. Cortar ese pensamiento de raíz y seguir con la línea en la que estaba me cuesta horrores!

    Un saludo!

    • Paula Guzman dice

      Hola Alba, muchas gracias y bienvenida!

      En mi caso, para evitar lo que comentas de inspirarme más de la cuenta, intento hacerme previamente una especie de guión. En su día, escribimos un post concreto sobre este tema. Lo tienes enlazado justo en el punto 4. A ver si te sirve!

      Un saludo y gracias! :)

    • dice

      Hola Alba,
      bienvenida a nuestra casa. A mi especialmente ese punto también es el que más se resistía, gracias a Paula :), aprendí a escribir primero los tres puntos claves a desarrollar y luego ponerme a escribir. Esta forma a mi me ayuda bastante y hace que no me aleje demasiado del tema que quiero contar.
      Saludos y gracias por comentar :)

  4. Matti dice

    Creo que esos diez mandamientos estan perfectos, tal vez falta el que resume todos “Amaras a Google por encima de todas las cosas”. Jajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *