La cercanía como factor de éxito en un blog

Factor de éxito en un blog

Encuentra tu tono y habla de tú a tú

Te abres un blog, tienes clara la temática general, ya tienes la idea para tu primer artículo, te vas a poner a escribir, y de repente esas primeras líneas se te resisten: sabes de lo que vas a hablar pero ¿cuál es el tono en el que te vas a dirigir a quienes quieren que te lean?  Y es que uno de los bloqueos iniciales que generalmente nos afectan cuando empezamos de cero con un blog, más allá de saber de qué escribir, tiene que ver con encontrar ese tono que marcará la relación que queremos entablar con nuestros futuros lectores, con quienes aspiramos a que se conviertan en nuestra comunidad. No es algo que realmente “preocupe” de antemano, pero de repente las dudas acechan cuando te sientas a escribir. ¿Te ha pasado?

A priori, tienes dos opciones: puedes limitarte a ofrecer información, a contarla de forma aséptica, y a mojarte menos (puedes ser cualquiera), o puedes hablar de tú a tú e implicarte, dejando claro quién está detrás de tu blog, y sin por supuesto dejar de ofrecer esa misma información. Pero no te engañes: el fin último de un blog, más allá de recibir visitas esporádicas, es conseguir crear una comunidad, entablar conversaciones, y eso solo se consigue hablando de persona a personas, siendo cercano y transparente, que al fin y al cabo son los requisitos del universo 2.0 en el que se supone quieres entrar. Y esto vale tanto para un blog personal como para un blog de empresa.

¿En qué consiste ser cercano? El miedo a mostrar demasiado de uno mismo

Vale, ya lo sabes, la cercanía es un factor muy importante de éxito para un blog, pero ¿en qué consiste exactamente ser cercano? ¿Hasta qué punto me tengo que implicar y exponerme? Estas son dos preguntas que recientemente me hizo una amiga que iba a arrancar con su blog: sabía de lo que quería escribir, lo que quería ofrecer, pero no por dónde empezar ni qué tono emplear y para nada tenía claro eso de querer implicarse: “No quiero contar nada de mí ni de mi vida”. Sus preguntas, y de fondo su miedo a mostrar demasiado de sí misma, son las que han dado lugar a este post, así que vamos a intentar aclarar algunas cuestiones sobre lo que supone (o no) ser cercano a la hora de escribir en un blog:

  • Relájate: ser cercano no significa desvelar tus secretos más íntimos ni contar tu vida en verso. Simplemente deja claro quién es la persona que está detrás de tu blog y apóyate siempre que puedas en tus propias experiencias: como lector se agradece y mucho. Tú eliges hasta dónde quieres dar de ti mismo, pero fuera miedos: hay un gran punto medio entre ser totalmente aséptico y dedicarte a contar tu vida.
  • Usa un tono directo y, más que escribir, habla con quien está al otro lado. Hay muy distintas fórmulas de emplear un tono y un estilo directos, pero a mí particularmente una de las cosas que más me gusta de escribir en un blog es la posibilidad de hablar de “tú a tú”.
  • Huye de tecnicismos (a no ser que el tema lo requiera) y de palabras rimbombantes: usa el mismo lenguaje que hablan las personas a las que te diriges. No por utilizar palabras más “elaboradas” vas a ser más profesional, se trata de que te entiendan, no de mostrar tu amplio vocabulario.

    Cómo triunfar en un blog

    No quieras ser quién no eres

  • Ser cercano no significa ser menos profesional ni menos serio en tu trabajo. Eso ya quedó muy atrás en el tiempo, no vas a impresionar por la fachada que ofrezcas sino por el valor que aporten tus contenidos y por tu capacidad para que “lleguen” a tu público objetivo.
  • Sé tu mismo: simplemente cuenta las cosas a tu manera, desde tu propia experiencia. Eso es lo que te permitirá marcar la diferencia. Hay muchos blogs ahí fuera, de todo tipo de temáticas, y parece que hables de lo que hables alguien ya lo habrá hecho antes. Contar las cosas a tu manera es tu baza para conseguir que tu blog tenga una identidad propia.
  • No vayas de lo que no eres. No pretendas ser un experto en un tema si realmente no lo eres ni quieras sentar cátedra. Al final, tarde o temprano, se te verá el plumero.

Puede que al principio te cueste encontrar ese tono en el que te sientes cómodo, pero ¿sabes cuál es la buena noticia? Una vez descubras cómo quieres comunicarte con quien está al otro lado de tu blog todo irá rodado, las palabras fluirán más fácilmente y habrás construido una identidad propia para tu blog. Puede que no gustes a todos, de hecho es lo que ocurrirá y en algún momento las críticas llegarán, pero también entablarás diálogos productivos, te abrirás a nuevas relaciones y empezarás a crear tu pequeña/gran comunidad. Piénsalo: tu blog es tu propio espacio, donde poder expresarte como quieras, ¿por qué desperdiciarlo? 😉

Y tú, ¿hasta qué punto consideras que el tono de un blog influye en sus posibilidades de éxito?

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    Me ha encantado el artículo chicas. Yo des de que empecé con el mío este tema siempre me ha preocupado. A veces me preocupa mucho que un exceso de cercanía pueda ser mal visto o que el uso de un lenguaje más coloquial pueda interpretarse como una falta de profesionalidad.

    Pero estoy muy de acuerdo en que al final se trata de ser uno mismo porque al fin y al cabo nunca le vas a gustar a todo el mundo.

    Es algo que a mi aún me cuesta aplicar (posiblemente por mi falta de experiencia) pero estoy seguro que todo el mundo con el tiempo acaba encontrando su estilo.

    • Paula Guzman dice

      Hola Miguel, efectivamente esto de encontrar el “tono” puede parecer una nimiedad y no es algo en lo que uno se pare demasiado a pensar hasta se pone a escribir, pero… tiene lo suyo… A veces cuesta más, a veces menos, pero como bien dices al final todo el mundo encuentra su estilo y cuando lo encuentras ya no lo pierdes 😉
      Gracias por tu comentario. Un saludo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *