¿Con qué frecuencia debo actualizar mi blog?

Con que frecuencia publicar en mi blog

¿Cada cuánto debo publicar nuevos contenidos?

Ya has puesto en marcha tu blog y, tras subir tus primeros post, llega la pregunta del millón: ¿con qué frecuencia debo actualizar contenidos? Puede pasar que, tras la euforia inicial de escribir los primeros artículos, empieces a caer en la cuenta de que tu blog ha llegado para quedarse (de hecho, ése debería ser el objetivo) y de que dedicarle el tiempo necesario a menudo puede ser todo un reto. Más del 50% de los blogs, de hecho, mueren antes de llegar a cumplir el año de vida.

Ahora bien, ¿cada cuánto se supone que debemos actualizar nuestro blog con nuevos contenidos para coger ritmo y que esto no acabe pasándonos pero, al mismo tiempo, no morir en el intento?

Ya para empezar a Google le gusta el contenido fresquito, cuanto más actualices tu blog más te tendrá en cuenta porque se dará cuenta de que vas en serio y más páginas te podrá indexar para ofrecerlas de vuelta en sus resultados de búsqueda. E igual ocurre con todas esas personas que quieres que acaben convirtiéndose en lectores; quieren (queremos) contenido útil y de calidad, pero la competencia es dura. Cuanto más escribas más oportunidades tendrás de convencer a la gente de que lo que ofreces merece la pena y de recibir más tráfico. Lo ideal sería, por tanto, escribir a diario. Pero, no nos engañemos, lo ideal no suele ser precisamente lo fácil, ¿verdad?

Como en todo, no hay una fórmula mágica y al final es cuestión de trabajo y constancia (no hay otra) pero, como siempre intentamos hacer, con este post te contamos cómo nos organizamos nosotras, sobre todo en esta primera etapa en la que es más fácil perder el norte 😉

Marca tu propio ritmo, pero cumple

Somos perfectamente conscientes de que lo ideal sería escribir a diario, pero de momento hemos optado por ir poniéndonos a prueba, coger ritmo y, poco a poco, ir ajustando. Lo que sí hicimos desde el minuto 1 fue marcarnos una frecuencia de publicación y ceñirnos a ella. Por ahora, escribimos nuevos post tres días en semana (publicamos los lunes, los miércoles y los viernes). El pleno semanal llegará 😉

Sentar las bases de una rutina de publicación ayuda y mucho, al menos a nosotras. Ya no porque hayamos conseguido acostumbrar a quien nos lee a esa misma rutina (llevamos apenas dos meses con el blog y aún es pronto, aunque ése es el objetivo), pero sí para organizarnos. Nos propusimos cumplir, sí o sí, y eso estamos haciendo, contra viento y marea. No se trata de convertir tu blog en una obligación que te acabe resultando un calvario, piensa que es una oportunidad. Lo has empezado porque así lo has querido y tienes un objetivo, pero para llegar a él tendrás que poner algo de tu parte, ¿no?

Si no cumples una vez, habrá una segunda

Piensa que si fallas una vez, será muy fácil que vuelva a ocurrir. ¿Cuántas veces nos ha pasado a todos con cualquier cosa? Una vez que no cumplimos con algo, ya tenemos la excusa perfecta para dejar que vuelva a pasar: “Total, no pasa nada por esta vez…”. Márcate tu ritmo, pero cumple. Comprométete, y antes que con nadie, contigo mismo.

Mientras te ciñas al plan, todo irá mejor, escribas con más o menos frecuencia. Pero, eso sí, si lo que quieres es conseguir tráfico, piensa que para obtener resultados deberás escribir al menos tres post por semana. Lo bueno es que cuanto más escribas más cómodo te sentirás y menos tiempo tendrás que invertir.

cementerio de blogs

¡SOS! ¿Seré capaz de generar suficiente contenido?

Ya te has marcado una frecuencia de publicación de nuevos post. Pero ahí no acaba todo: no se trata solo de sacar tiempo para sentarse a escribir, primero tendrás que saber de qué vas a hablar. Y, entonces, en función de lo ambicioso que sea tu plan de nuevos contenidos, te puede pasar por la cabeza otra pregunta del millón: ¿seré capaz de generar suficiente contenido (útil y de calidad) para poder cumplir?

A nosotras nos ha ayudado bastante hacernos un plan editorial. Antes de lanzar el blog pusimos en común unas 50 ideas para artículos y las listamos. Por el camino han ido surgiendo ideas nuevas para post, que ya hemos publicado incluso antes que otras que ya teníamos, pero da tranquilidad saber que tienes un “colchón” detrás al que recurrir para poder cumplir con tu rutina de publicación si la inspiración no llega.

Anota cada nueva idea

Mientras ves la televisión, lees artículos de otros bloggers, durante una conversación, mientras estás divagando sobre tus cosas,… Al final, las ideas surgen. Aunque la inspiración no te llegue trabajando, no dejes nunca de anotar esa nueva idea que al menos te ha parecido interesante explorar. Las notas mentales no cuentan, corremos el riesgo de perderlas, y lo digo por experiencia 😉 En una libreta si la tienes a mano, en el teléfono móvil,… Donde sea, pero apunta cada nueva idea.

Niveles de exigencia vs frecuencia de publicación

Puede que te hayas puesto un nivel de exigencia elevado y que te resulte difícil mantener si quieres publicar con una frecuencia también alta. Hay artículos que requieren de más investigación y elaboración que otros y no siempre es fácil disponer del tiempo necesario. No se trata de rebajar tus niveles de exigencia, al final hagas lo que hagas siéntete satisfecho de haberlo hecho lo mejor posible y de acuerdo a tus objetivos. No pasa nada porque, aunque te lo hayas propuesto, no todos tus artículos tengan la misma “brillantez”.

Hace poco leí un artículo interesante al respecto (Cómo escribir un post en 20 minutos) en un blog que acabo de descubrir y cuyo autor es Víctor Campuzano, sobre cómo apañártelas para cumplir y escribir todos los días sin morir en el intento a partir de su propia experiencia. No dejes de echarle un vistazo.

Te organices como te organices, y si llega el momento en que te planteas si merece la pena (los principios son duros), ten siempre bien presente tu objetivo: ¿Qué es lo que pretendes conseguir con tu blog? Si el objetivo merece la pena, el blog también, cuídalo :)

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    Me gustó mucho el post, siempre poner en marcha algún proyecto nuevo me da mucho miedo, pensaba que tenía que ser necesario escribir todos los días, pero con mi trabajo, a veces se me complica mucho, apenas estoy empezando mi blog, es un bebé aún, muchas gracias por los consejos !!

  2. dice

    Buen post,

    Me ha gustado. Otra estrategia que utilizan algunas marcas es comparar contenido, yo lo ofrezco en mi blog.

    Claro que no hay nada más económico que hacer tu mismo los post.

    Saludos.

  3. dice

    Hola. Me encanto. Tomaré en cuenta esto para organizarme mejor a la hora de escribir mis entradas. Una duda. Soy psicólogo y tengo un sitio web en el cual mis pacientes me buscan y agenda una cita conmigo por lo cual me interesa que este bien posicionado en Google para lo cual entre otras cosas escribo entradas en mi blog con links hacia mi página. Mi duda es como saber sobre que temas hablar que le llamen la atención a mis pacientes. Saludos.

    • dice

      Hola Alejandro.
      Lo importante es que a través de tus contenidos puedas guiar al lector a hacer una cita, o convertir en clientes. Poner un botón de llamada a la acción o “call to action” cuando acabas un artículo puede ser una solución, o usar el widget lateral para que cierren una cita.
      Respecto a posicionarte para Google, usa temas de interés para tus lectores y que tengan que ver con tu especialidad. Hay herramientas de SEO muy útiles que pueden ayudarte en la tarea de encontrar qué busca la gente en Google: keywordtool.io, SEMrush o el planificador de palabras claves de Google.
      Un abrazo

  4. dice

    En veinte minutos!?
    El último post me costó más de dos horas!!

    Yo coincido en que no marcarse objetivos imposibles es necesario, y añadiría el no quemar toda la pólvora al principio. Pero, una cosa es cierta, si una vez quemas toda la pólvora no eres capaz de encontrar más, tarde o temprano habrá que cerrar el blog :-/

    • Paula Guzman dice

      Jajajaja Lo de los 20 minutos es del amigo Víctor, pero yo tampoco lo he conseguido nunca 😉

      En mi opinión lo del blog es tomárselo como una carrera de fondo, a veces se empieza a saco y te vas desinflando, y ahí entraría lo que comentas de no quemar toda la pólvora de golpe. Hay que administrarse los cartuchos y me da que a ti te quedan más que unos cuantos, así que no creo que veamos a tu blog agonizar :)

      Un saludo, Natan

  5. dice

    Un artículo muy acertado chicas… Sobre todo por el último párrafo… Jajajaja.

    En serio, me ha hecho mucha ilusión vuestra mención. Ha sido un bonito despertar. :)

    Creo que es muy importante lo que comentáis: no fallar ni una vez. Es como si estas dejando de fumar. Un sólo cigarrillo podría hacerte caer del todo y tirar por la borda tu esfuerzo. Da igual si te marcas una frecuencia semanal o diaria, incluso si empiezas cada 15 días pero no da igual si fallas.

    Sois muy grandes chicas, ánimo que vuestro blog ya no “promete”, ya “es”. :)

    • dice

      Muchas Gracias Victor.
      Nos diste la inspiración para escribir este post, así que es de recibo mencionarlo.
      Nos alegra ser parte de tu bonito despertar (esto ha quedado un poco ¡lila!).
      Un abrazo y nos vemos en Septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *