Cómo pedir un enlace: la era de las relaciones públicas

pedir o no pedir un enlace

SEO y relaciones públicas

Eran muy distintos, no tenían nada que ver y procedían de mundos muy distintos, pero estaban destinados a encontrarse. A quererse, a vivir juntos y también, de vez en cuando, a pelearse. No, no estamos hablando de la última peli de Cameron Díaz, estamos hablando de linkbuilding  😉 Y es que la del SEO y las relaciones públicas es una historia de amor (y odio) como tantas otras. Dos disciplinas condenadas a entenderse, gracias o por culpa del Pingüino.

Tampoco se puede decir a ciencia cierta que vaya a ser una historia de amor de las de toda la vida, pero es innegable que es una historia que va pero que muy en serio. Definitivamente, no es un rollo de una noche. Y mientras los enlaces automatizados cada vez tienen más papeletas de recibir una tarjeta roja por parte de Míster Google, el linkbuilding artesano y manual es el que tiene más visos de sobrevivir a largo plazo y a prueba de tormentas SEO.

Eso sí, tampoco todo vale y es cierto que requiere un esfuerzo extra. Es (o era) mucho más rápido y sencillo conseguir 500 enlaces de golpe que ir uno a uno, pero nadie ha dicho que fuera fácil. Toca primar la calidad sobre la cantidad, ser constantes y desempolvar nuestras dotes de relaciones públicas. Por otro lado, como tantas cosas en esta vida, lo que nos cuesta más trabajo y esfuerzo conseguir, suele ser más gratificante y la recompensa puede ser mayor, ¿no?

Es cierto que todavía ciertas prácticas SEO, a la hora de conseguir determinados enlaces automatizados, siguen funcionando. Pero, la pregunta es: ¿hasta cuándo y hasta qué punto te la puedes estar jugando mientras el Pingüino acecha y el señor G se va poniendo cada vez más serio?

Lo hablábamos hace muy poco en la entrevista con Sico de Andrés: el mejor enlace es aquel que ni siquiera tienes que pedir. Pero ya que tampoco podemos dejarlo todo en manos del karma y que (más o menos a menudo) nos vamos a ver en la situación de tener que pedir, mejor hacerlo bien, ¿no?

linkbuilding, pedir enlaces

Cómo pedir (y cómo no pedir) un enlace

Hay una frase que también le escuchamos a Sico de Andrés en su día y que no encantó: “si te da igual quien te enlaza, eres una pilingui del linkbuilding”. Creemos que merece la pena volver a recordarla, porque es a lo que vamos: si te da igual quien te enlaza, no es que te vayamos a tachar de pilingui ;), pero seguramente este post no te servirá de mucho, porque no te vamos a descubrir una fórmula mágica ni infalible para que los enlaces te empiecen a caer del cielo.

Pero lo que sí queremos compartir contigo es algunas pautas sobre cómo gestionar y pedir un enlace que te pueda interesar, en base a nuestra propia experiencia y lo que hemos ido aprendiendo por el camino.

  1. Objetivo: un enlace “para toda la vida”, no un rollo de una noche 😉
  2. Define tu estrategia y elige dónde quieres estar. Investiga, selecciona, filtra y valora las posibilidades. Haz un listado de todos los sitios que, por temática, te interesen. Y establece prioridades.
  3. No dejes de ser ambicioso a la hora de intentar conseguir un enlace potente, y a priori imposible de conseguir: para recibir un NO siempre se está a tiempo. El peor enlace es el que no se intenta 😉
  4. No quemes todos los cartuchos de una vez, se trata de ser regular y constante. No te valdrá de mucho tener en un mes 50 enlaces y ninguno los dos meses siguientes. Dosifica.
  5. Define cuáles son tus “armas” y qué es lo que puedes, en su caso, ofrecer a cambio de ese enlace. Al final, para tener más posibilidades de éxito, se trata de conseguir articular una buena política WIN-WIN en la que ambas partes puedan sacar algo de provecho.
  6. Una vez vayas a contactar con el propietario del blog o sitio web que te interesa, no entres a saco. Recuerda, no buscas una relación de una sola noche. Y las relaciones hay que cultivarlas. Saca el relaciones públicas que llevas dentro. Investiga previamente el citado sitio web, de qué habla, de qué no, en qué tono, ¿incluye enlaces?… Explora todas las posibles vías de contacto (¿cuenta de mail? ¿Twitter?), averigua el nombre de la PERSONA que hay detrás de esa web y huye de mensajes proforma: personaliza. Intenta establecer, de alguna forma, un contacto previo antes de mandar a las primeras de cambio un frío mail pidiendo directamente un enlace u ofreciendo un guest post.
  7. Plantea un contenido que realmente pueda ser interesante y a medida del blog o sitio web en cuestión. Un buen contenido, que pueda resultar de utilidad y que encaje perfectamente con la temática y el tono de esa página, siempre es más difícil de rechazar, por mucho que ese contenido “esconda” un enlace. Deja también abierta la vía de que el propio blogger o redactor elabore el contenido, hay quien lo prefiere. Y tampoco es el fin del mundo si él  o ella quiere controlar el anchor text por el que te va a enlazar: una dosis de naturalidad extra tampoco viene mal.
  8. Aunque el mundo online nos ofrece múltiples posibilidades de contacto, nada como el “cara a cara” de toda la vida para cerrar un buen acuerdo que pueda ser satisfactorio para ambas partes. No dejes de acudir en la medida de tus posibilidades a congresos, reuniones y jornadas de networking de tu sector y, en general de SEO y Marketing Online. Si sabes jugar bien tus cartas como buen relaciones públicas, podrás volver a casa con un buen puñado de contactos y de posibles enlaces que te merezcan la pena.
  9. Guárdate siempre un as en la manga a la hora de negociar un posible intercambio. No descubras de golpe todas tus cartas, pero eso sí, ten presente que (casi) siempre tendrás que ofrecer algo a cambio.
  10. Puedes insistir un par de veces (siempre sacando a relucir tus dotes de relaciones públicas, sin ser pesado ni impertinente), pero uno tiene que ser consciente de cuando ha llegado el momento de pasar página y “a otra cosa”. Otra vez, como en todas las relaciones en esta vida 😉

Bajo nuestra propia experiencia, las relaciones públicas (y un buen contenido) son las mejores armas a la hora de plantear una estrategia de linkbuilding en estos momentos.

¿Tú que opinas? ¿Has sacado ya al relaciones públicas que llevas dentro o crees que no es tan necesario?

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. Carlos Morales dice

    Excelentes tips. Ser modesto y calificar a quienes vamos a contactar es una de las principales claves para tener en cuenta.

    Saludos.

  2. Iker Larrañaga dice

    Hola chicas!!
    Comparto la opinión de Matti, los enlaces no son monedas de cambio, te los tienes que ganar ¿y cómo? Muy sencillo, creando contenido que la gente considere relevante y merecedor de un enlace. O acaso vas por la calle pidiendo que entren al blog para aumentar tu ranking, o entras en el supermercado pidiendo que compren tu producto porque a cambio les vas a comprar los cereales del desayuno.
    Pienso que “como el no ya lo tienes, ¿qué tienes que perder?” y no es así. Estás aquí en el mundo online compartiendo tus conocimientos y/o experiencias con la gente por puro altruismo, porque es tu visión de la vida, porque en algún momento estuviste en el otro lado y ahora eres tú el que quieres ayudar/dar a los demás. Y como bien dice Silvia el que siembra recoge, para bien o para mal.
    Si me enlazan será porque es interesante y el artículo se lo merece, y no hay mejor carta de presentación que la muestra de tu trabajo para emplearla en tus RRPP.
    Un abrazo!! :)

  3. Matti dice

    Pffff eso de pedir enlaces está a la orden del día y a veces te ponen en cada compromiso. Los enlaces no son monedas de cambio, los enlaces se han de ganar a través de un buen contenido o un tema relacionado.
    La gente tiene mucho morro, la verdad.
    Más RRPP y menos cara a la hora de pedir enlaces.
    Muy buena reflexión chicas

  4. dice

    Hola chicas wapetonas y altas jeje 😉
    Me venis que ni al pelo,últimamente recibo una avalancha de petsonas,que no hacen más que pedir en ocasiones no lo hacen e incluso te cyelan enlaces.
    Sinceramente,las redes sociales no son tan diferentes a la vida real, y las cosas funcionan igual.
    Llevo no hace ni tres meses con mi blog y tengo que decir que he recibido muchos enlaces y muy importantes.
    ¿Suerte?¿casualidad? Yo creo que mis enlaces, Rt, fav etc etc me los he ganao y nunca he pedido nada.
    Tampoco aseguro que en un futuro lo haga, pero no es mi norma.
    Hay un refrán que dice el que siembra,recoge y manos que no sais que esperais.
    Yo soy feliz dando, por ver a la gente contenta y eso más me rebota y me llega por triplicado.
    Pero no doy,y pongo la mano, simplemente pongo ganas en lo que hago poco o mucho.
    Vaya rollu jaja, no entro más aqui porque me hago una tourne de blogs que no veas.
    Un abrazo wapetonasss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *