Cómo elegir mi dominio

un niño pensando en que hosting y dominio elegir

¿Qué debo tener en cuenta para elegir mi dominio?

No pudiste elegir tu nombre ni tus apellidos, pero sí puedes elegir tu dominio, tu matrícula en Internet, el nombre que debe definir quién eres y qué haces. ¿Alguna idea? Ojo, antes de dar rienda suelta a tu creatividad, recuerda que el objetivo es que te identifiquen y te encuentren fácilmente.

Debes escoger un dominio que te represente, que sea fácil de recordar y que no te limite, y hay algunas reglas que, antes de decidir, deberías tener en cuenta. Aquí tienes nueve consejos que te podrán ayudar a elegir mejor y a evitarte problemas en el presente y en el futuro.

  1. ¿Tienes marca? Si es así, ya estás tardando en registrar los dominios principales de tu marca. ¿O quieres que otro lo haga antes? El nombre de tu marca debería ser la primera opción para tu dominio. Se supone que te representa y se asocia a lo que haces.
  2. Debe ser fácil de recordar y pronunciar, para evitar confusiones. No está de más que tengas en cuenta los posibles errores tipográficos que un usuario puede cometer a la hora de teclear tu dominio y comprar también estas variantes (puedes redirigirlas a tu dominio matriz para no perder visitas y al mismo tiempo evitar que otro se te adelante).
  3. Evita el uso de guiones y números. Invitan a la confusión.
  4. Cuantos menos caracteres mejor, más fácil y rápidamente te encontrarán.
  5. Hazte al menos con las principales extensiones de tu dominio (.com, .es, .net). ¿Te parece un gasto inútil, caro? Más caro te puede resultar el que, llegado el caso, alguien lo haga por ti y se aproveche de todo lo que tú has sembrado. Y no te olvides de redireccionar todas las extensiones a tu dominio matriz (redirección permanente 301).
  6. No airees a los cuatro vientos el nombre de ese dominio genial y perfecto para ti que tienes en mente antes de registrarlo. El mercado de los dominios es despiadado y rápidamente podrías quedarte sin él. Y perderlo o tener que comprarlo más caro.
  7. No te limites. Aunque inicialmente pienses que tu sitio web solo se dirige a España y en este caso la extensión .es sería la opción que más te ayudaría para el posicionamiento, no te cierres la puerta dejando de comprar el .com, que permitirá que te encuentren en otros países. De hecho, si quieres empezar con un dominio .es y el .com ya está registrado, piénsatelo. No es buena idea limitarse y operar con un dominio que tiene una extensión más relevante ya registrada.
  8. Los dominios caducan. ¡Ojo con la renovación!
  9. Registra tu dominio por el máximo tiempo posible, al menos dos años para empezar. Eso te ayudará en el posicionamiento en buscadores. El amigo Google está en todo y valora los sitios web que nacen con seriedad y un compromiso de permanencia.

¡Atento a la renovación!

La primera vez que oí hablar de los problemas con la renovación de los dominios, pensé: ¿pero cómo a alguien se le puede olvidar renovar el dominio de su negocio? Eso seguro que no pasa. Pues sí, resulta que pasa y más a menudo de lo que podamos pensar. Al final, es como todo. Estamos en mil cosas, lo dejamos para otro día, confíamos en que la empresa de hosting ya se encarga, etc, etc. Y llega ese día en que la web se cae, intentamos averiguar qué ha pasado, y resulta que ¡¡¡el dominio ha caducado!!!! :-O

Llegados a este punto, pueden pasar varias cosas:

-En el mejor de los casos, el dominio seguirá disponible y podrás volver a comprarlo, pero mientras tanto has tenido varios días tu sitio web caído, con lo que ello representa en pérdida de visitas, ventas, etc. Y también te hará perder posiciones para los buscadores en general y para Google en particular. Haz cálculos.

-En el peor de los casos, te encontrarás con que alguien ha comprado ya tu dominio. Ya hemos comentado que el mercado de los dominios es “salvaje” y hay muchas águilas acechando sobre los dominios que están a punto de caducar. Y a partir de aquí puedes verte en tres situaciones:

  1. Si tu dominio es el nombre de tu marca y la tienes registrada (requisito fundamental), podrás reclamarlo y casi con total seguridad la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) fallará a tu favor.
  2. Que te pongas en contacto con quien ha comprado tu dominio y acepte revendértelo. Puedes negociar lo que quieras, pero al final, él decide y pone el precio. Tiene lo que tú quieres. Lo que tenías y has perdido.
  3. Que directamente te quedes sin el dominio. Vuelta a empezar.

Visto lo visto, mejor no correr riesgos, ¿verdad? No delegues en nadie la responsabilidad de renovar tu dominio.

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *