5 consejos para trabajar desde casa

trabajaronline

¿Tus principales herramientas de trabajo son tu ordenador y tu conexión a Internet? ¿Trabajas desde casa o te estás planteando esa posibilidad? Entonces estamos en el mismo barco.

Hoy no voy a hablarte de copywriting ni Marketing de Contenidos. Hoy me apetece compartir contigo mi experiencia como emprendedora online “yo me lo guiso, yo me lo como” que tiene su despacho en casa y, de paso, aprovechar para darte algunos consejillos sobre cosas que he ido aprendiendo por el camino.

Si también es tu caso, seguramente te sentirás identificado con todas o con alguna de ellas. Estaré encantada de conocer tu propia experiencia y cualquier otro consejillo que quieras compartir al final del post :)

Aventuras y desventuras de trabajar desde casa

Para empezar, me gustaría contarte por encima mi experiencia con esto de trabajar desde casa, algo en lo que he encontrado muchas satisfacciones y que a día de hoy no me apetece nada cambiar. Eso sí, todo lleva un proceso.

Hasta hace unos tres años, yo siempre había trabajado en una oficina. Concretamente en la redacción de un periódico, con decenas y decenas de compañeros alrededor, teléfonos sonando, conversaciones por un lado y por otro… Parece caótico, ¿verdad? Pues ese era mi mundo y, lo cierto, es que a todo se acostumbra uno. Podía concentrarme perfectamente.

Cuando dejé aquello y me puse a trabajar por mi cuenta con Isabel para vender nuestros servicios de SEO, Copywriting y Marketing de Contenidos, la opción natural era empezar trabajando desde casa. Puestos a cambiar, hasta me apetecía esa opción, aunque la verdad es que al principio me costó un pelín acostumbrarme.

A día de hoy ya estoy tan acostumbrada que estoy encantada con esta forma de trabajar y, aunque tengo la opción de ir a una oficina, me gusta trabajar desde casa con mis propias reglas y mis propias circunstancias.

Cómo trabajar en casa sin volverse loco en el intento

Lo que voy a compartir contigo a continuación son esas cosillas que he ido aprendiendo por el camino. Solo son consejos, así que ya sabes: si los quieres los coges y si no los dejas 😉 Pero he pensado que quizá mi experiencia te pueda ayudar si estás en la misma situación o a punto.

Al final, esto es como todo: ninguna situación es perfecta todo el tiempo. De lo que se trata es de saber identificar y valorar las ventajas y de capear lo mejor posible los inconvenientes.

trabajardesdecasa

Mi despacho, mi tesoro

Busca tu propio rincón, ponlo a tu gusto y resérvalo exclusivamente para trabajar. Puede parecer una obviedad, pero en la práctica no lo es tanto, al menos no lo fue en mi caso.

Personalmente, al principio en mi casa no tenía un espacio adecuado que pudiera considerar realmente mi despacho. Pasaba tantas horas en la oficina que no lo necesitaba. Empecé trabajando en la mesa del salón, luego en un pequeño escritorio… Hasta que me di cuenta de que necesitaba un espacio propio, más adecuado, bonito, luminoso y cómodo.

Con el tiempo, he conseguido crearme ese espacio. Una mesa muy amplia para mi ordenador, mi agenda y todos mis papeles, una silla cómoda, un corcho para mis post-its y mucha luz.

Es importante que ese rincón sea solo tuyo y que lo reserves exclusivamente para trabajar. Así te será mucho más fácil romper con la jornada laboral. Como si entraras y salieras de una oficina solo que para llegar a ella o volver a casa no tienes que perder tiempo en atascos 😉

¡Pijamas fuera!

La tentación a veces puede ser grande pero… ¡fuera pijamas! 😉 Es una conversación que he tenido varias veces con compañeros que también trabajan desde casa y, para algunos, lo de trabajar en pijama es una opción irresistible. Personalmente, no es algo que recomiende. Del pijama al sofá y a la batamanta… hay una línea mucho más delgada de lo que piensas 😉

El pijama invita a la modorra. ¡Para eso fue inventado! Así que, bueno, por aquello de que un día es un día, puede colar, pero evítalo. Por supuesto, eso no quiere decir que no aproveches y tires de ropa lo más cómoda posible. Trabajar en casa nos da la ventaja de no tener que ir de punta en blanco y de olvidarnos de los tacones o las corbatas, pero no lo lleves al extremo.

En el punto medio está la solución. Porque, vale, ¿qué entendemos por ropa cómoda? Pues según para quién ¿no? En mi caso, mi concepto de ropa cómoda para evitar el pijama o similares está en si puedo salir de casa tal como voy a tomarme un café, sacar al perro o hacer cualquier recado sin tener que cambiarme antes… ¡El abanico de opciones es muy amplio! 😉

En conclusión: mucho mejor reservar el pijama para esos días fríos y lluviosos de invierno.

¿Quién dijo horarios?

Trabajando desde casa no tienes que fichar ni nada parecido. Eres dueño de tu tiempo. Pero, ojo, eso no quiere decir que no necesites tener una organización y una disciplina de trabajo.

Eso sí, eres más libre para decidir cuándo empiezas, cuándo acabas y de trabajar en función de tus propios ritmos de productividad, que no necesariamente tienen que ser los más convencionales. En mi caso, por ejemplo, mi tiempo más productivo lo tengo localizado hacia el mediodía, así que hago paradas muy cortas para comer para aprovechar bien esa franja, mientras que cuando trabajaba en oficina tenía dos horas completas para comer.

Es importante detectar esos momentos de mayor o menor productividad para hacerlos cuadrar con tu jornada laboral. Disfruta de esa flexibilidad que tiene trabajar desde casa, pero ten en cuenta que marcarte un horario al final forma parte de cualquier trabajo para poder organizarte de la mejor manera posible y que no acabe pasando factura a tu vida personal.

Puede que esos horarios no los puedas respetar en temporadas de picos más grandes de trabajo o puede que un día decidas romperlos y regalarte una tarde libre. Eso también forma parte de trabajar desde casa.

Evita el “mal del autónomo” y no te sientas culpable si un día puedes permitírtelo y te apetece desconectar. Es una de las ventajas que tenemos que valorar y que nos merecemos, igual que otro día podemos estar 15 horas delante del ordenador.

trabajarencasa

Técnicas antibloqueo: Date una tregua

Una de las grandes ventajas de trabajar desde casa es que, mientras cumplas con tu trabajo, nadie va a fiscalizarte si te levantas un rato de la silla. A todos nos llegan los momentos de bloqueo, en los que de repente no damos pie con bola y estar sentados delante del ordenador con la causa del bloqueo no nos sirve absolutamente para nada. Eso es tiempo perdido.

Según el caso, si trabajas o has trabajado en una oficina puedes no tener otro remedio que quedarte delante del ordenador esperando que el bloqueo desaparezca o que, como mucho, puedas darte un paseo hasta la máquina del café. Pero ahora eres dueño de esa flexibilidad que te da el trabajar desde casa. Aprovéchalo y desarrolla tus propias técnicas antibloqueo.

Tú eres el primero que sabes el trabajo que llevas entre manos y tus plazos. Así que… ¿Qué tiene de malo aparcar lo que estás haciendo para salir a tomarte un café y que te dé el aire? ¿O salir a pasear con tu perro o a dar un corto paseo en bici? ¿O ponerte tu música preferida?

¿Es eso tiempo perdido? Realmente, no. Porque volverás más despejado y en mejores condiciones para terminar lo que estabas haciendo antes de que apareciera el momento bloqueo que, insisto, a todos nos pasa de vez en cuando. ¿O no? ¡Date una tregua!

Educa a tu entorno: Trabajas en casa, pero TRABAJAS

Lo he dejado para lo último, pero no es ni mucho menos lo menos importante. Si para trabajar desde casa es fundamental tener cierta disciplina a nivel de horarios, tener un espacio adecuado, etc. etc., “educar” a tu entorno en esta realidad es igual de fundamental.

Dejemos las cosas claras: Trabajas desde casa, pero TRABAJAS.

Y es que es curioso: si trabajas en una oficina, todo el mundo da por hecho que estás trabajando, que a ciertas horas no estás disponible y que tienes un horario. Si trabajas desde casa, parece que la cosa cambia… Mucho o poco, pero cambia.

Educar a tu entorno y hacerles entender que, aunque trabajes desde casa, estás igualmente trabajando, es tu responsabilidad. Yo admito que al principio la cosa se me fue un poco de las manos, sobre todo porque estaba eufórica con eso de ser mi propia jefa 😉

Poco a poco, lo he conseguido. Mi entorno es consciente de que trabajar en casa tiene las mismas implicaciones que trabajar en una oficina. Al final, con sus diferencias, sus ventajas y sus inconvenientes, estamos hablando de trabajo y es importante que eso se respete.

Bueno, pues hasta aquí hemos llegado con esta pequeña lista de consejos para trabajar desde casa, basada en mi propia experiencia. El de hoy ha sido un post diferente pero lo cierto es que el tema da mucho de sí, sobre todo porque cada vez es una forma de trabajar más común.

¿Te animas a comentar algo de tu propia experiencia trabajando desde casa?

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. M.Elena dice

    Hola Paula, me ha gustado mucho el artículo y me he decidido a contarte mi caso, cada vez el de más gente que no somos autónomos. La empresa para la que trabajo, por el tema de la conciliación familiar, decidió dar la posibilidad de teletrabajar hasta 2 días por semana a todo el que quisiera, en mi caso yo teletrabajo lunes y viernes. Podías elegir cualquier día excepto miércoles que estamos todos en la oficina, es día de reuniones.
    Tal y como dices túlo del rinconcito de trabajo, eso ya nos lo dieron más o menos solucionado, teníamos que cumplir unos criterios para poder teletrabajar, mesa de determinadas medidas mínimas, silla regulable en altura con respaldo tb regulable, pantalla independiente del ordenador, tb con medidas mínimas, teclado y ratón tb independientes, y lo mejor es que al principio nos facilitaron todo esto subvencionándolo lo que tuvieras que comprar al 50%. Cuando ya teníamos nuestro rincón preparado había que hacer una foto que se guarda en nuestro expediente y que cualquier día puede venir un inspector a comprobarlo.
    Pero a mi lo que más me satisface es levantarme un poco más tarde, o simplemente desayunar más tranquila, sin tener que coger coche y meterte en un atasco mañanero de Madrid.
    Y para mí que habitualmente me llevó comida en tupper a la oficina y que me como en 10 minutos por tener reducción de jornada, esos días de trabajar en casa son los que me hago mis lentejitas cociendo a fuego lento toda la mañana y tengo sensación de comer sano y rico pucherito caliente.
    Tal y como comentas tú, esos dias yo desconecto del bullicio de la oficina, telefonos sonando y gente de aquí allá pidiendo cosas y saludando rompiendo la concentración de los que están alrededor. Son días que puedo escuchar la radio o mi música preferida de fondo, vamos una delicilia.
    Y como se nota que hoy es viernes… Gracias a eso he podido explicaros mi experiencia porque hoy me quedó en casita, disfrutando de mi hogar.

    • Paula Guzman dice

      Hola Elena,
      Muchísimas gracias por contarnos tu experiencia! Efectivamente, ese es otro tema, el teletrabajo… Hay que saber encontrar las ventajas de todo como creo que tú has hecho muy bien y valorar esas pequeñas cosas, como poder escuchar tu música de fondo, desconectar del bullicio o hacerte tus lentejitas :)

      Lo que me ha llamado mucho la atención son los criterios tan profesionales de tu empresa para poder teletrabajar hasta con la medida de la mesa… Me parece súper curioso porque yo no he tenido esa experiencia de teletrabajar sin ser autónoma… O he trabajado para una empresa en oficina o he trabajado por mi cuenta y la verdad es que no me había parado a pensar en detalle en cómo las empresas organizan el tema del teletrabajo… Bueno, cada una supongo que a su manera, que habrá de todo.

      Nuevamente, muchas gracias por contar aquí tu experiencia. Espero verte de nuevo por aquí :)

      Un saludo!

  2. dice

    Me ha encantando, me he visto reflejada. Sólo resaltar que, al estar en casa, trabajas más horas de las que deberías, vas pensando: hago esto y ya termino; contesto este e-mail y ya estoy…. y asi se te pasa otra hora más….
    Felicidades!!

    • Paula Guzman dice

      Hola Alesti!

      Si, esto también es todo un reto… marcarse, dentro de la flexibilidad, unos mínimos horarios para saber cuando toca “cortar”, porque de otro modo, las jornadas son maratonianas…

      Un saludo y gracias por tu comentario!

  3. dice

    Muy identificado con lo de educar al entorno.

    Se creen que trabajar desde casa y por Internet significa que estás disponible para recibir las visitas de tus amig@s y familiares a cualquier hora del día.

    En mi caso el trabajar como autónoma desde casa me da flexibilidad para cuidar a mi niña, ya que teniendo los abuelos a 150km, debo tener un trabajo muy flexible para poder llegar a todo.

    Un saludo

    • Paula Guzman dice

      Hola Rosario,
      Sin duda, lo de la flexibilidad es lo mejor de trabajar desde casa y no tener que rendir cuentas a nadie ni fichar en una oficina y, también sin duda, lo peor es lo de “educar al entorno” para que no crean que, por no trabajar fuera, estamos siempre disponibles 😉

      Seguiremos en la lucha y algún día lo conseguiremos! 😉

      Un saludo y muchas gracias por pasarte por aquí!

    • Paula Guzman dice

      Cierto, otra ventaja de trabajar desde casa… 😉

      Mucho mejor la nevera que las maquinitas de patatas fritas y chocolatinas y encima no tienes que preocuparte de si llevas dinero suelto!

  4. dice

    Muy acertado en todo lo que has dicho.

    El aspecto que más me está costando es referente a hacer entender a tu entorno el hecho de que realmente estás trabajando y no jugando en el Facebook, etc.
    A veces parece que lo han entendido, pero al cabo de un día o dos, vuelven al ataque.

    Mucha suerte a todos!

    Un saludo Paula

    • Paula Guzman dice

      Hola José Andrés,
      Te diré que ese es el aspecto que más nos cuesta a todos, sobre todo al principio…

      Me encanta y me suena lo de “jugando en Facebook”! jajaja

      Un saludo y gracias por tu comentario!

  5. FELIX dice

    Paulitaaaaaa estas hecha todo una escritoraaaaa, ehhhh…. oye cuentamee eso de currar desde casa a ver si nos asociamosss, no????????

    • Paula Guzman dice

      Hombre, tú por aquí!!! 😉
      Tu ya sabes mucho de las aventuras y las desventuras del autónomo, pero creo que no tanto de trabajar desde casa, que no paras con tu oficina a cuestas cual caracol! jajaja

  6. dice

    Buenas tardes, Paula!
    Excelente post que muchas veces es complicado de seguir por mucho que queramos.
    Tengo 20 años, he intento ganarme la vida con internet. Ahora ves a mi madre que tiene 50 y explícale que cuando estoy en casa no estoy para hacer todo lo que se le ocurra mientras está ella o en desde el trabajo. Por más que le dices que no te moleste, al final siempre cae y viene a contarte no se qué o a decirte que hagas lo de más allá. Es imposible. ¿Solución? Trabajar fuera de casa, pero de momento, no se puede y hay que remediar con lo que cada uno tiene.
    Claro está, que como también sé esto, busco las horas de máxima productividad como la noche o bien temprano para escribir y redactar puesto que están todos durmiendo y estas distracciones desaparecen. De momento es el método que utilizo y aunque sacrificado, pero es lo mejor.
    Un saludo!!

    • Paula Guzman dice

      Hola Vicent!
      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Muy cierto: “educar” a nuestro entorno a veces puede resultar muuuyyy complicado, pero hay que seguir insistiendo y buscando que se nos respete esa parcela, igual que importante que cuando trabajas fuera.

      Y a esto se suma el reto añadido de que entiendan exactamente lo que haces si trabajas en algo relacionado con Internet, como es tu caso o el nuestro. ¡Yo ya me he rendido porque mi madre no termina de entender nunca cómo me gano la vida! jajaja

  7. dice

    Es curioso que esta semana me han llegado tres artículos sobre este tema, aunque con distinto enfoque.

    Mi sugerencia es cambiar el reloj por la brújula. Cuando trabajas para otros, la dirección en la que caminas no suele ser la tuya.

    Cuando eres tu propio jefe, lo más importante es tener claro la dirección en la que quieres ir. Unos días adelantarás más y otros, menos. Pero si vas siempre en la misma dirección, los temas, contactos,… acaban apareciendo como caídos del cielo.

  8. dice

    Hola Paula

    ¡Qué bueno! Me siento identificada en todas

    En la foto también aunque cambiando la pizza por tazas de te.

    Lo del pijama es muy cierto, parece una tontería, pero tiene su importancia. Además de la modorra, cuando te cambias para que la cabeza entra en modo trabajo.

    Lo del entorno. Menuda verdad más grande. Parece que como estás en casa eres el responsable de todos los recados. O te veo escribiendo, pero da igual y me pongo a hablarte…

    Mi cuenta pendiente es el escritorio, es muy pequeñito y al final es un caos.

    Este tipo de post también se agradecen, ser capaz de organizarte bien es una parte fundamental cuando te haces autónomo.

    Un saludo fuerte desde Asturias

    Cova

    • Paula Guzman dice

      Muchas gracias, Cova, me alegro de que te haya gustado :)
      Y lo que cuesta concentrarse a la hora de escribir cuando no paran de hablarte ¿ehhh? Somos unas incomprendidas! jajaja

      Te recomiendo que pongas remedio cuanto antes al tema de tu mesa de trabajo. ¡Yo lo he notado un montón! No es ninguna tontería.

      Un abrazo fuerte desde Alicante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *