Tu blog personal, un hobby profesional

blog

Cambia el chip con tu blog: ¿hobby u obligación?

A ver si te suena esta situación: empezaste a saco, con mucho empuje y con muy buenos propósitos tu blog personal, pero por el camino la cosa se te ha ido complicando. En medio de tus obligaciones laborales diarias, de tu vida personal y de vez en cuando también de un poquito de pereza, el entusiasmo inicial ha ido decayendo peligrosamente.

Consciente o inconscientemente, te haces la siguiente reflexión: por un lado, realmente tu blog no forma parte estrictamente de tu trabajo (o así lo crees, porque nadie te paga directamente por ello) y, por otro lado, sí, empezaste tomándotelo como un hobby, pero también te gusta ir a correr por la playa y no siempre puedes porque, en el día a día, lamentablemente muchas otras cosas tienen prioridad sobre las aficiones. Y, puestos a tener poco tiempo libre, si tienes que elegir, irte trotando a la playa puede ser más tentador que ponerte delante del ordenador a escribir un post.

El dilema: ¿dejo mi blog o continuo?

Total, que tu blog de repente se ha quedado en tierra de nadie: no es ni una obligación “real” ni tampoco un hobby “real” y ya no lo cuidas tanto como solías hacer al principio. Poco a poco se ha ido quedando en el último lugar de tu lista, tampoco quieres mantenerlo de cualquier manera y publicar cualquier cosa y, al final, el resultado es que lo has ido dejando. Publicabas tres veces en semana, luego pasaste a “cuando podías”, y ahora llevas tres semanas sin publicar. No quieres abandonarlo, pero el esfuerzo extra que requiere en ocasiones pesa demasiado. Qué dilema, ¿no?

Para empezar, no estás solo y no eres el único con este dilema: hasta el blogger más tenaz ha tenido sus momentos de bajón. Puede que haya llegado el momento de tirar la toalla porque realmente has perdido el interés, y sin interés las cosas no funcionan y el blogging menos, porque como ya te habrás dado cuenta es un proceso lento que requiere de mucha dedicación y constancia. Pero si tu Pepito Grillo particular te dice todavía, aunque sea muy bajito, que no desistas y que vale la pena continuar, replantéate la situación: no es tarde para volver a hacer resurgir tu blog. Solo tienes que hacer un cambio de chip: ni trabajo ni hobby, tómate tu blog como un hobby profesional.

Puede parecerte una soberana tontería, pero muchas veces es más una cuestión de cambiar el chip que de cualquier otra cosa: los seres humanos somos capaces de mucho más de lo que nos podamos pensar. Con este chip, el de tomarnos nuestro blog como un hobby profesional, es cómo decidimos nosotras desde el principio afrontar esta bitácora y el trabajo que nos iba a llevar. Ahora lo compartimos contigo por si te puede ayudar.

Como seguro que te pasó a ti en su momento, nosotras empezamos con este blog con mucha ilusión y con mucho empuje. Que conste que aún mantenemos esa misma ilusión, pero también es cierto que a lo largo de estos meses ha habido semanas en las que cumplir con la frecuencia de publicación y los criterios de calidad que nos habíamos marcado ha sido un poco más complicado. Luego está también la cuestión de la pereza, que de vez en cuando aparece, todos somos humanos. En resumen, que ha habido momentos en los que cumplir nos ha hecho un pelín cuesta arriba.

El dilema de un blog

Consejos para cambiar el chip y reflotar tu blog

Aún así, aunque en ocasiones nos ha costado más y hemos tenido que tirar de nuestras reservas de disciplina, no hemos dejado de cumplir porque este chip del “hobby profesional” nos lo aplicamos ya desde el primer momento pero, por si no es tu caso, queremos compartir contigo unos pequeños consejos que quizá te puedan ayudar a reflotar tu blog y a tomártelo en adelante como un hobby profesional con todo lo que ello conlleva:

Ajusta tu blog a tu realidad actual

Puede que tu entusiasmo inicial te llevara a ser demasiado ambicioso con tu blog, que decidieras que ibas a publicar todos los días de la semana o casi todos, porque en ese momento, además de la ilusión, tu disponibilidad te lo permitía. Pero puede que ahora la situación haya cambiado, que tengas más trabajo y más proyectos entre manos que hace unos meses y que al final poder cumplir con tu blog se haya convertido en un verdadero calvario.

Ajusta tu blog a tu situación actual, no pasa nada por replanteártelo, y siempre será mucho mejor escribir una vez o dos en semana, en condiciones y con tiempo de calidad, que directamente abandonar o intentar seguir escribiendo todos los días solo por pura obligación, porque eso solo te llevará a acabar tirando la toalla y a terminar totalmente harto de tu blog. Márcate una nueva frecuencia de publicación más ajustada a tus circunstancias y cumple con ella.

Nosotras, por ejemplo, nos hemos mantenido en nuestros tres post a la semana, pero a cambio hemos retrasado lo de publicar más a menudo hasta estar seguras de que vamos a poder cumplir con ello en condiciones.

Escribe realmente de temas que te interesen

Aunque comenzaste hablando de temas que realmente te apasionaban, por el camino has ido abriendo la mano y en ocasiones te has encontrado escribiendo de cosas que te has dado cuenta de que no te gustaban tanto como creías o de las que a estas alturas estás ya más que saturado.

Intenta ceñirte a escribir e investigar de lo que realmente te gusta para que el componente “hobby” no se te vaya de las manos.

Que una caída no sea la excusa para tirar la toalla

Fallaste una vez, luego dos, y ahora llevas casi un mes sin publicar. Si realmente te interesa, no es tarde para reflotar tu blog. Esto es como dejar de fumar, si un día recaes, está en tu mano volver a caer de lleno o tomártelo como una recaída y seguir adelante con tu propósito de dejarlo.

Ten siempre bien presentes tus objetivos y lo que ya has ganado

Se supone que comenzaste con tu blog porque tenías en mente unos objetivos que valían la pena. Puede que esos objetivos más ambiciosos aún estén lejos, pero por el camino seguro que has ganado con tu blog cosas que tampoco esperabas: contactos, colaboraciones, descubrir que te gusta escribir más de lo que pensabas y que no lo haces mal,…

Cuando pienses en dejar abandonado tu blog, recuerda tus objetivos: ¿siguen mereciendo la pena? ¿los beneficios que has ido teniendo por el camino también? Si la respuesta es sí, entonces será que tu blog también merece la pena.

Piensa que no estás solo, apóyate en otros

¿Has oído hablar o has llegado a sentir la soledad del blogger? Sí, es real, pero también es igual de real que la blogosfera está llena de gente con tus mismos intereses e inquietudes. ¿Has oído hablar de Iron Blogger?

Es la primera comunidad de bloggers de España (y Latinoamérica) y, además de permitirte entrar en contacto (virtual y presencialmente) con otros bloggers de tu ciudad, su “modus operandi” te facilitará lo de llevar una cierta disciplina con tu blog, ya que para formar parte tendrás que asumir un compromiso mínimo de publicación. Si no cumples, tampoco se acaba el mundo, solo te tocará pagar unas cervezas, pero el reto de no fallar y el sentirte parte de una comunidad como poco son una motivación adicional.

La insignia de Iron Blogger que podrás ver en la barra lateral de este blog da cuenta de nuestro compromiso (público) de publicar tres post a la semana y no fallar: mentalmente este compromiso supone un empujoncito extra ¿no crees? 😉

Y, ahora, como siempre, esperamos que nos cuentes tú: ¿cómo te tomas tu blog, como un hobby, como una obligación o como un hobby profesional? ¿Has llegado a dejarlo abandonado o, al menos, te lo has planteado?

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    Hola chicas:

    Empiezo a leer su blog y me encuentro con este artículo, definitivamente generaron empatía con un servidor.

    Totalmente de acuerdo con cada una de las situaciones, y no dudo que algunas de ellas sean recurrentes.

    En mi caso, teniendo el blog como proyecto profesional, la cosa se vuelve de mucho respeto. Casi, casi que si no publico no como :( , pero lo bueno es comer de lo que a uno le apasiona.

    Su artículo fue como un oasis el ajetreo diario de un blogger. No estamos solos.

    Tengo pendiente saber más sobre el proyecto de Iron Blogger, y sobre todo, tengo curiosidad si en México hay algo de eso.

    Un saludo.

    • dice

      Hola Alberto y bienvenido.
      Nos encanta haber sido un oasis en tu día,(creo que es de lo más bonito que nos han dicho :)).Gracias
      No se si en México existirá algo parecido, pero si no ya tienes una excusa para hacerte embajador de iron blogger allí, estamos seguras que Iron Blogger te recibirá con los brazos abiertos.

      Saludos :)

  2. José Juan Moñino dice

    Real como la vida misma :)

    Yo hace poco he dejado morir un blog por muchos de los síntomas expuestos en este post. Ahora voy a intentarlo con otro de temática muy diferente y en cuanto lo tenga encarrilado me uniré a Ironblogger para tener una motivación extra. Espero que no, pero puede que me toque pagar alguna que otra birra jajaja Deseadme ánimos (o no, según lo sedientxs que estéis) 😛

    Salu2

    • dice

      Hola José Juan,
      Te recomendamos que la temática de tu próximo blog sea algo que te apasione, así tus probabilidades de abandono se minimizaran.
      Iron Blogger es una buena plataforma para sentirte arropado y como bien dices, ¿Qué es lo peor que te puede pasar?, pagarte unas cañas con otros bloggers :).
      Nos encantará leer tu próximo blos. (avisa)

  3. dice

    Todos los que tenemos un blog nos sentiremos identificados con este post. Yo me tomo mi blog como un hobby que quiero que tire hacia lo profesional.

    En mi caso particular creo que he pasado por todos los puntos que se mencionan, soy como una montaña rusa, jejeje.

    Ha habido momentos en los que ha pasado más de un mes sin publicar un post, y otras veces publicar 3 veces por semanas. También he pensado en abandonar el blog en más de una ocasión, pero siempre hay algo que me hace seguir adelante. Cuando miro atrás, y veo que ha pasado más de año y medio con el blog, pues me anima a seguir.

    Aunque el blog no llegue a ninguna parte, he aprendido muchísimas cosas con él durante todo este tiempo, y estoy seguro de que me van a servir de cara a un futuro, ya sea para otros blogs o para quién sabe qué.

    Mantener un blog, por mucho que cueste, es algo muy bonito y da más de lo que te quita.

    Gracias por compartir este post. Saludos!! :)

    • Paula Guzman dice

      Hola Darío,
      Muchas gracias por tu comentario y por contarnos tu experiencia.

      Al final, por muchas fases que hayas pasado, lo más importante es eso que comentas de que hay “algo” que te hace seguir adelante. Y la satisfacción de echar la vista atrás y saber que, de una manera u otra, el blog te ha dado más de lo que te ha quitado. Esa última frase me ha encantado! Refleja (y resume) muy bien la idea de este post :)

      Un saludo y mil gracias!

  4. Carlos Herrero dice

    Creo que cualquier blogger ha sentido exactamente lo que has descrito en el post a la perfección Paula. Yo mismo lo he sufrido por suerte desde el primer día me planteé mi blog como un hobby 100% por ello no me preocupaba si una temporada escribía más y otra menos.

    Justamente ahora que voy a hacer un año con el blog, es cuando me ha apetecido probar, a pesar de tener mucho trabajo, a marcarme una disciplina. Me he planteado publicar todos los miércoles, un post por semana y de momento vamos bien.

    Tampoco quiero decirlo muy alto porque aunque voy a hacer todo por cumplirlo ya dije que nunca quería sentirme esclavo de mi blog. Me he planteado apuntarme a Iron Blogger para así obligarme un poco más pero al mismo tiempo es justamente la sensación que no quiero tener, que ya tengo bastantes obligaciones con otros blogs 😛

    En definitiva, gran post :)

    Un besazo chicas!

    • Paula Guzman dice

      Hola Carlos!

      Gracias por tu comentario :)

      Yo también intento evitar a toda costa la sensación de ser esclava del blog, porque ahí la cosa ya se pone peligrosa… Por eso es importante mantener el componente hobby, pero lo cierto es que también hace falta un poquito de disciplina, más propia de las obligaciones, para no correr el riesgo de que se nos vaya de las manos.

      En realidad los momentos complicados, aquellos en los que estas especialmente ocupado y la cabeza ya no te da para más, serían mucho más fácil de afrontar teniendo algunos post adelantados y de reserva, pero esa al menos en mi caso sigue siendo mi gran asignatura pendiente, siempre voy al día! 😉

      Un beso, Carlos!

  5. dice

    Aaaah! después del rollo que os he soltado se me olvida!
    Es cierto que IronBlogger ayuda muucho para superar esos momentos en los que te puedes sentir solo dentro de tu blog.
    El ver tanta gente motivada con sus blogs es una pasada!! y si encima quedas con ellos para tomar una cervecita… ya ni te cuento!!
    Otro besoteee.

  6. dice

    Que bueno Paula!!

    Creo que cualquiera que tenga un blog, sea cual sea la etapa en la que se encuentre, se puede ver totalmente identificado por muchas de las situaciones que comentáis.

    Personalmente me encanta que hayáis escrito este artículo a medida para mi (ha sido así no?? 😉 Sino, lo habéis clavado!! jeje).

    Es cierto que se pasan épocas en las que te planteas si realmente merece la pena seguir pegándote por las tardes en tu casa con tu blog después de una dura jornada de curro, cuando el resto de amigos están de cañeo, haciendo deporte y demás…(no digo que renuncie a todo eso eeh.. porque una cosa no quita la otra).

    Al final un simple comentario en el blog, una mención en Twitter, o cualquier forma en la que interactúes con alguien que también está como tú y le motiva este mundillo, hace que retomes las fuerzas!

    Lo más importante para mantener esa ilusión y superar esos momentos de flaqueza es estar seguro que lo que escribes es lo que realmente te motiva y te apasiona. Si es así, se hará más fácil ya que irás descubriendo tú mismo una evolución en los conocimientos que vas adquiriendo y eso siempre es reconfortante cuando ves que a la gente le interesa lo que escribes y te da un buen feedback.
    Si desde el principio escribes sobre algo que no te gusta de verdad, es posible que esa tentación a abandonar y tirar la toalla sea mucho más grande.

    Vosotras sabéis de primera mano que he pasado por momentos de replantearme las cosas con el tema de trabajo-blog/blog-trabajo, pero al final se pueden ir compaginando las dos cosas si realmente te motiva tu blog como un “hobby profesional”.
    Un besazo y enhorabuena por el post!! 😉

    • Paula Guzman dice

      Hola Javi!
      Muchas gracias por tu comment!

      Al final, como comentamos en el post, es una cuestión de intentar mantener el equilibro entre tomártelo como un hobby y una obligación: que te guste lo suficiente para tener ganas de sentarte delante del ordenador después de un día duro y que te sirva incluso para relajarte, pero al mismo tiempo no perder de vista la disciplina que suelen requerir las obligaciones.

      No siempre es fácil, es verdad, pero en los momentos de flaqueza que comentas, yo suelo pensar en todas las satisfacciones que ya nos ha dado este blog por el camino y en lo mucho que merecen la pena, entre ellas, como bien dices, los comentarios (como este), las menciones, el feedback,…

      Y, si, como le decía también a Víctor, Iron Blogger es un genial as en la manga para recordarte tu motivación :)

      Por cierto, enhorabuena también desde aquí co-coordinador nacional!

      Un besazo!

  7. dice

    Asereje, ja deje dejebe tu dejebe de sediu nowa and….

    Que bueno este post. Yo no se los demás, pero yo mi he sentido identificado en las situaciones que narráis aquí y mucho.

    Es una mezcla rara, porque es obligación en tanto que hay un compromiso estricto pero también es hobby porque, no puedo negarlo, las experiencias son realmente buenas. Total que existe un conflicto difícil de conciliar.

    Yo hay días en los que me va a explotar la cabeza, porque después del día de curro cuando llego a casa solo me apetece leer posts, responder comentarios, interactuar en Twitter, etc… Pero también hay días en los que no me apetece para nada tocar el blog. ¿Qué es, un hobby o una obligación? Yo creo que ambas, en una mezcla rara y explosiva…

    Pero mola, leñe, no seamos “catastrofísticoespialidosos” … Jajajajaja.

    Gracias por la mención y link a Iron Blogger, estamos convencidos de que seguirá siendo una comunidad que crezca y ayude a los demás…

    Besitos! :)

    • Paula Guzman dice

      Víctor, con la primera frase del asereje he pensado que el Akismet nos la había jugado y colado un comment en suajili 😉 luego ya he visto que eras tu! Jajajajaja

      Pues si, es una mezcla rara y muchas veces se da el conflicto de intereses que comentas. Aunque pueda haber días y días, ya sabemos que esto es una carrera de fondo y nadie nos obliga…

      Lo importante es que, pese a todo, sintamos que la motivación y el interés sigue estando ahí, de otro modo…. Complicadillo. Y, sin duda, Iron Blogger es una motivación extra :)

      Un besazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *