Copywriting: Cómo seducir a tu cliente online

Seduciendo-en-el-online-600x324

¿Quieres visitas o quieres clientes?

Te has preocupado por atraer tráfico a tu web por distintas vías, pero ¿consigues seducir a tu cliente online para que haga lo que tú quieres que haga una vez lo tienes allí? Sí, que un usuario compre o contrate tus servicios va a depender de muy distintos factores, pero para empezar quizá deberías comprobar si los textos de tu web reúnen los principios básicos para seducir a tus usuarios y provocar una reacción. ¿Quieres visitas o quieres clientes?

A menudo nos complicamos la existencia y nos enredamos a la hora de comunicarnos con nuestros usuarios y trasladarles el mensaje que les queremos hacer llegar a través de nuestra web. Realmente lo que quiere y necesita nuestro cliente online no es tan complicado. ¿Te has puesto en la piel de tus usuarios?

Principios básicos del copywriting

Básicamente, lo que necesita tu cliente se podría resumir en:

  • Simplicidad
  • Naturalidad
  • Beneficios
  • Soluciones

La suma de todo esto, al mismo tiempo, es sinónimo de CONFIANZA. Y todo esto lo puedes conseguir más fácilmente a través de una redacción adecuada de los textos de tu web o, lo que es lo mismo, a través del copywriting. Desde la página Home a la página de Quiénes Somos, cualquier categoría y ficha de producto… Aprovecha cada página de tu web para seducir a tus usuarios y conseguir estratégicamente tus objetivos.

No, los textos no son solo palabras de relleno para que las indexe Google, los textos deben dar respuestas a lo que demandan tus clientes, que son personas de carne y hueso como tú y como yo. Puede parecer una obviedad, pero en la práctica se llega a pasar por alto muy a menudo. ¿Lo vemos y fijamos conceptos?

convertir una visita en cliente

Simplicidad: menos es más

A los seres humanos por naturaleza nos gustan los retos, pero definitivamente éste no es uno de esos casos. Tu cliente no quiere superar una prueba, no quiere resolver un jeroglífico ni quiere realizar una “gincana”, lo que quiere es comprar algo que le interesa, con la mayor confianza y comodidad posible, y para eso necesita que se lo pongas muy fácil.

Menos es más: guíale a lo largo de todo el proceso, no le marees y no le obligues a dar vueltas innecesarias, y consigue que entienda qué tiene que hacer en cada momento y por qué.

En resumen: introduce LLAMADAS A LA ACCIÓN muy claras y directas en cada página, de acuerdo a tus objetivos. Cada página debería tener un objetivo definido. ¿Qué es lo que quieres que haga tu cliente? ¿Comprar? ¿Visitar una categoría determinada? ¿Pedirte presupuesto? ¿Suscribirse a tu newsletter? Díselo, simple y llanamente.

No des nunca por hecho que sin el proceso de ayuda tu cliente va a saber lo que tiene que hacer en cada momento. No te arriesgues a perderle por el camino.

Naturalidad: así soy yo y esto es lo que vendo

Vamos a dar por hecho que no somos Amazon, ni Zara, ni Media Markt ni El Corte Inglés. No tenemos una tienda con una marca conocida y sobradamente consolidada, donde los clientes ya van a tiro hecho a realizar una compra porque saben lo que pueden esperar. Necesitamos que confíen en nosotros y una gran baza para conseguirlo es la naturalidad. Realmente, ser natural es mucho más fácil de conseguir que pretender parecer algo que quizá no somos. Pero, lo dicho, a menudo nos complicamos la existencia.

¿Que cómo puedes transmitir esa naturalidad?

  • Explícale a tu cliente quién eres, cuenta tu historia, desnúdate (metafóricamente 😉 ), presenta a tu equipo. Humaniza tu negocio más allá de la pantalla y busca tu seña de identidad. Deja claro a tu usuario que detrás de tu web hay personas dispuestas a ayudarle en lo que necesite.
  • Habla con tu cliente con un lenguaje claro y directo, que una pantalla no sea la excusa para no comunicarte con él como necesita. Fuera tecnicismos y palabras rimbombantes.
  • Define el tono con el que te quieres comunicar con tu cliente y cúmplelo. Puede parecer una tontería, pero particularmente algo que me chirría totalmente es cuando en una web me encuentro un texto en el que me hablan de “tú” y en el siguiente párrafo me hablan de “usted”. Eso es poco natural y no da confianza.
  • Sé honesto y realista con lo que vendes: tus productos o servicios no tienen por qué ser para todo el mundo, no pretendas que así sea ni crees falsas expectativas enmascaradas en ese autobombo comercial que ya está pasado de moda. Responde de forma honesta a las posibles inquietudes y dudas de tus usuarios y trata de ser muy práctico. Pon el foco de atención en la utilidad real de lo que haces y lo que vendes para tu cliente.

Beneficios: en qué puedes ayudar a tu cliente

No se trata de ti, se trata de tu cliente y de lo que necesita tu cliente. No le cuentes a tu usuario que eres el mejor o que tus productos son los mejores, haz que entienda por qué lo que le ofreces es lo que necesita.

Éste es uno de los ejes fundamentales en los que se basa el copywriting para persuadir sin invadir, al contrario que la publicidad al uso. Se trata de que el usuario no perciba que le estás llevando al huerto para convencerle con un cuento chino, sino que de que se convenza él solo a partir de la información que le estás facilitando. El cuento cambia bastante.

El tema no está en contarle a tu cliente que ese producto en cuestión es la octava maravilla, lo mejor que va a encontrar en el mercado por mucho que busque y rebusque. El tema está en que le cuentes qué beneficios concretos le va a proporcionar ese producto y los valores añadidos (beneficios adicionales) que además le ofreces. Ve más allá de las características técnicas y céntrate en los beneficios reales que tu cliente va a poder obtener.

Soluciones: qué problema tiene tu cliente y cómo le puedes ayudar

¿Conoces realmente quiénes son tus clientes? ¿Sabes cuáles son sus necesidades y por qué? Acabamos de hablar de los beneficios y aquí se trata de dar un paso más allá: profundiza en esas necesidades.

Tu cliente está buscando comprar algo que le solucione una necesidad o un problema concretoContextualiza, aborda ese problema o necesidad de forma que tu cliente se pueda sentir identificado, y preséntale una solución a su medida. Lo que vendes reúne las condiciones para solucionar ese determinado problema o necesidad: cuéntale a tu cliente cómo le puede ayudar exactamente y, nuevamente, sé honesto a la hora de decirle qué es lo que puede esperar (y lo que no).

¿Y tú que opinas? ¿Crees que merece la pena aplicar las máximas del copywriting a los textos de tu web: simplicidad, naturalidad, beneficios y soluciones?

 

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *