El contenido no es el rey

Marketing de contenidos

Sí, así de rotundo: El contenido NO es el rey. Pero, antes de que te lleves las manos a la cabeza, matizo: el contenido ESTRATÉGICO es el rey. Sin embargo, a partir de ese convencimiento de que hay que apostar por el contenido (y así es) y de que a Google también nos lo podremos llevar de calle con el contenido (que también), se ha formado un totum revolutum en el que parece que todo vale. Y no, no todo vale.

Ha llegado ya el momento de distinguir: hay contenidos y contenidos.

  • Hay contenidos que son solo palabras y que realmente no interesan a nadie
  • Hay contenidos que son puro spam para colar un par de enlaces
  • Hay contenidos que no es que estén mal pero que realmente no encajan con nuestros objetivos
  • Hay contenidos que nos harán marcar la diferencia y nos ayudarán a acercarnos a nuestras metas

Ahora tú decides, pero si realmente quieres que los contenidos te lleven a algún sitio quizá deberías empezar a diferenciar y a pensar muy en serio que no cualquier contenido te ayudará a conseguir lo que realmente buscas. Piénsalo: ¿lanzas contenidos solo porque sí y porque se te ha grabado a fuego que el contenido es el rey?

Tres técnicas para tu estrategia de contenidos

Si ya estás convencido (o casi casi 😉 ) de que el auténtico rey es el contenido estratégico y que debe servir a tus objetivos, quizá te interese repasar o tomar nota de tres técnicas que pueden ayudarte a perfilar tus contenidos, pero que a menudo no se tienen del todo claras (al menos en la práctica). ¿Vamos a ello? :)

Marketing de Contenidos

Marketing de Contenidos

Es una técnica de sobra conocida y que seguramente ya te resulta bastante familiar, pero quizá no tengas del todo claro cuál es realmente su modus operandi para que de verdad te pueda resultar de utilidad y te pueda compensar como «inversión», ya sea económica o en tiempo o esfuerzo.

La esencia del marketing de contenidos no se basa en crear un simple artículo sobre tu empresa o sobre tus productos, consiste en crear contenidos originales y de calidad que puedan resultar interesantes y útiles para tu audiencia. ¿Quién es tu audiencia? Todas esas personas que en un momento dado podrían estar interesadas en requerir tus servicios o en comprar lo que vendes.

Los tres principios básicos del marketing de contenidos:

  • Determinar para quién y para qué escribes (¿sabes quién es tu audiencia? ¿sabes qué temas le pueden interesar? ¿sabes qué objetivos quieres conseguir tú a través de tus contenidos?)
  • El valor del contenido (¿estás aportando algún valor a través de tus contenidos? ¿tus contenidos resultan de una manera u otra de alguna utilidad para tu audiencia?)
  • Regularidad: el marketing de contenidos no es una técnica que te vaya a dar resultados desde el minuto 1, así que la regularidad es fundamental. Primero tienes que situarte en el mapa para tu audiencia. Se trata de llegar a personas que todavía no te conocen y que te vayas ganando, poco a poco, a esos lectores que quizá mañana se conviertan en clientes. Pero para eso tiene que existir una cierta regularidad. No vale publicar un contenido un día, otro al día siguiente y otro a los dos meses.

copywritting

Copywriting

Es una técnica de escritura que se puede llegar a confundir con el marketing de contenidos, pero no es lo mismo. Podría darte una definición más técnica, pero básicamente el copywriting consiste en depurar un contenido para provocar una reacción muy concreta por parte de un usuario (que compre, que siga navegando por otra categoría de tu web, que se suscriba, que te pida presupuesto, que te pida más información, etc. etc.).

Podemos estar hablando de cualquiera de los mensajes o textos destacados de la misma página home, de tu página de «quiénes somos», de la página donde ofreces tus servicios, de una ficha de producto o de un simple post. El tema está en determinar qué quieres conseguir con cada uno de los mensajes que lances desde tu página web y en depurarlos para conseguir seducir a tus usuarios y que hagan exactamente lo que tú quieres que hagan.

Los tres principios básicos del copywriting:

  • Persuadir no es invadir: un lenguaje persuasivo no es lo mismo que un lenguaje publicitario. Aunque se base en «hablar claro», el matiz no es el mismo. La persuasión no tiene que ser invasiva ni tan agresiva. Se trata más bien de seducir, de conquistar.
  • Lo que importa es el usuario y el beneficio que vaya a poder obtener con lo que le ofreces: el mensaje le debe quedar muy claro y debes determinar qué es lo que quieres que haga tu usuario en cada momento.
  • Simplicidad («al grano»): apostar por una buena redacción o una buena elección de palabras no quiere decir que tengas que dar rienda suelta a tus artes literarias. De lo que se trata es de que el usuario tenga claro qué le ofreces y qué beneficio va a conseguir y de que le entren unas ganas irresistibles de tenerlo YA.

Qué es storytelling

Storytelling

¿Eres consciente del poder que puede llegar a tener una historia a la hora de conectar, llamar la atención,  provocar empatía, crear vínculos emocionales y ser recordada?

Las historias simplemente… funcionan. Eso sí, siempre que sepamos contarlas y sacarles el máximo partido. Y ésta es la base del storytelling, una técnica que busca conectar con la parte emocional del usuario, para dejarle huella y conseguir que desarrolle un vínculo con la marca y con las personas que están detrás de la marca.

El storytelling tiene muchas posibilidades de aplicación, pero sin ir más lejos, ¿te has planteado todas las opciones que en este sentido nos da la típica página de «Quiénes Somos«? Sí, esa que tantas veces se queda en una mera declaración de intenciones en la que contamos que «somos XXXX, que hacemos XXXX desde hace XXX años y que el usuario no va a encontrar a nadie mejor que nosotros«.

La realidad es que esa página es una de las más visitadas de cualquier web, por detrás de la página Home. ¿Por qué no aprovecharla para empezar a ir dejando huella?

Los tres principios básicos del storytelling:

  • Estructura: toda historia debe tener un inicio, un desarrollo y un desenlace que el usuario pueda identificar fácilmente. Localiza los puntos fuertes de tu historia y dales una estructura.
  • Emociones: la base de cualquier historia es provocar algún tipo de emoción. Una historia puede ser inspiradora, conmovedora, divertida, emocionante, inesperada, disparatada, impactante… Pero de una forma u otra tiene que ser capaz de remover «algo». Y tiene que ser fácil de recordar.
  • La autenticidad: para que una historia sea capaz de conectar y dejar huella tiene que tener visos de realidad. No lo veas como una limitación, la realidad nos da un amplio margen de maniobra y a veces supera a la ficción 😉

¿Tú que opinas? ¿Crees que una buena estrategia de contenidos merece la pena o sigues convencido de que el rey es el contenido a secas?

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

    • Paula Guzman dice

      Hola Jerby,
      Para empezar me gusta la frase resumen, así que ahora me pasare por el post que recomiendas?

      Un saludo, roedor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *