¿Cómo funcionan la araña y los algoritmos de Google?

spiderman con el logotipo de google

¿Cómo ordena Google los resultados para cada búsqueda?

¿Alguna vez te has parado a pensar cómo funciona el buscador de Google y qué criterios sigue para ordenar los resultados de cada búsqueda que realiza un usuario? ¿Por qué da mayor relevancia a unos sitios web que a otros? Como ya te imaginarás, nada es casualidad. Y en el Territorio Google, menos aún.

Dejando a un lado (por el momento) los resultados que aparecen arriba del todo, encuadrados en amarillo huevo, y que son de pago (anuncios patrocinados de los que Google obtiene jugosos ingresos), ¿cómo se organiza el ránking de resultados en el buscador? Aquí es donde entran en juego la “araña” y los dichosos algoritmos, que llevan de cabeza a quienes se dedican al SEO (posicionamiento natural en buscadores).

¿Has oído hablar de la araña (spider) de Google? En realidad, son arañas, en plural, y son pequeños robots que se dedican a rastrear todos los sitios web a lo largo y ancho de Internet. A las arañas les encanta el movimiento, el contenido fresco, así que cuanto más actualices y amplíes tu sitio web más te visitará y más páginas te indexará (absorberá) para luego devolverlas en forma de resultados cuando un usuario haga una determinada búsqueda relacionada con lo que tú haces/ofreces/vendes.

No sólo Google tiene arañas, cada buscador (Bing, Yahoo,…) tiene las suyas, pero teniendo en cuenta que más del 90% de las búsquedas en España se hacen a través de Google, está claro que sí o sí hay que “camelarse” y ponérselo fácil a los robots de Google.

Una vez que la araña llega a tu web, comienza a rastrear el contenido en busca de palabras clave para hacerla relevante en los resultados de búsqueda correspondientes y va creando índices a partir de estas palabras, ordenando y agrupando toda la información que va encontrando en la Red. Ojo con los enlaces, porque para seguir rastreando la araña va saltando a través de los “links” que va encontrando. Si encuentra un enlace roto, no podrá continuar y todo ese contenido será como si no existiera.

La araña rastrea, absorbe y categoriza la información, pero ¿qué criterios sigue para considerar que un resultado debe aparecer antes que otro para una misma búsqueda? Aquí llegamos al terreno pantanoso de los algoritmos.

Los cambios de algoritmo de Google

El algoritmo de Google, esa complicada fórmula que rige cómo se ordenan los resultados por búsqueda, es uno de los secretos más codiciados de este mundo. Google lo sabe y no se lo pone nada fácil a quienes se van acercando al “secreto”. Cada semana introduce hasta cuatro o cinco pequeñas modificaciones en su algoritmo y periódicamente realiza cambios más profundos que traen de cabeza a quienes se dedican al SEO. Con cada cambio (Panda, Pingüino) penaliza determinadas prácticas que considera que vulneran la esencia del buscador: que un usuario reciba los resultados que realmente correspondan con lo que está buscando. Hasta ahí lógico: Google es una empresa y le interesa que su buscador sea el más eficiente, que sea realmente de utilidad y que lo utilicen más y más usuarios.

La segunda parte de la historia de estos cambios de algoritmo es que no se puede olvidar que Google vive de los anuncios patrocinados, ésos son los que le generan pasta. Así que, poniendo difícil el posicionamiento natural (SEO), más opciones de que al final haya que ir a “morir” a los anuncios de pago.

Con los cambios de algoritmo, Google ha ido poniendo en valor la calidad de los contenidos, penalizando todos aquellos sitios web que, a su criterio, abusaban de palabras clave sin ton ni son para tener relevancia y que realmente no eran naturales, que duplicaban y copiaban contenidos, etc. Ahora, ha vuelto a poner en jaque a la comunidad SEO, y hace unos días anunciaba un nuevo cambio, bautizado como Pengüin 2.0, y que, entre otras cosas, hilará todavía mas fino con el tema de los enlaces, penalizando todas aquellas páginas con enlaces “no naturales”.

Seguro que, más adelante, hablaremos mucho sobre el Penguin 2.0 de Google y todo lo que dará de sí. Hasta entonces, aquí nos quedamos :-)

como actua la araña de google

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. aldapilar dice

    Recordando que las casualidades dependen de otros y la causalidad depende de mí.

    Si queremos ser la causa de que la araña nos rastree …a trabajar…no esperemos a que Google venga por mi.

    Post genial!!

    • Paula Guzman dice

      Gracias, Pilar! De eso se trata. Seguiremos informando! Durante esta mañana post resumen del curso de bloggers! :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *