¿Cuánto se tarda en escribir un post?

tiempo que tardas en escribir un post

¿Cómo puedo tardar menos al escribir un post?

A menudo, antes de ponernos en faena, llegamos a subestimar el tiempo que va a llevarnos escribir un post. ¿Te ha pasado? El tiempo no es algo que normalmente nos sobre en el día a día y puede ocurrir que, en determinado momento, lleguemos a desesperarnos por que ese post, a priori sencillito, que habíamos pensado que conseguiríamos terminar en un tiempo estimado de menos de una hora resulta que nos ha llevado más de dos horas y media o tres. ¿Qué pasa? ¿Soy demasiado lento? ¿Me bloqueo demasiado? ¿Escribir no es lo mío? Pero, entonces, ¿cuánto se tarda en escribir un post? ¿Cuánto tiempo es lo “normal”?

No, no te voy a dar una tabla con tiempos cronometrados, pero lo que sí puedo hacer es contarte cómo me organizo yo y lo que he visto que me funciona mejor a la hora de tener que invertir menos tiempo para escribir un post.

¿Cuánto tiempo es lo “normal”?

Lo siento, la única respuesta honesta y realista a la pregunta de cuánto se tarda en escribir un post y cuánto tiempo es lo “normal” es… depende. Depende de cada post, depende de cada persona y depende también del momento. Me encantaría darte una respuesta más concreta y poder decirte que para escribir un post de 600 palabras lo “normal” es tardar 45 minutos, pero te mentiría porque, nuevamente, para esto tampoco hay fórmulas universales. Hay que cambiar el enfoque: la pregunta no es cuánto se tarda en escribir un post sino qué podemos hacer para conseguir invertir menos tiempo en hacerlo.

Hay post que requieren una mayor dedicación y una mayor investigación previa, otros menos; hay post más extensos, otros más cortos; hay personas que tienen mayor fluidez al escribir, otras que tienen menos,; y hay momentos en los que estamos más inspirados y otros en los que nos sentimos presas del mayor de los bloqueos. Así que, visto lo visto, aquí, en cuestión de tiempos, no hay nada que se pueda considerar dentro o fuera de lo normal. Simplemente… depende.

Lo que sí es cierto es es que a medida que vayas soltándote y vayas cogiendo el hábito de escribir, tendrás que invertir menos tiempo en cada post y todo irá más fluido. Bueno es saberlo ¿no?, algo es algo… 😉

¿Cómo conseguir escribir un post en menos tiempo?

No voy a entrar aquí en el tema de la investigación previa, ya que está claro que hay tipos de post que requieren de mucho más trabajo antes de sentarnos a escribir que otros. Así que solo voy a hablar del momento puro y duro de escribir. Desde que añadimos una nueva entrada hasta que le damos a “publicar post” o a “guardar borrador”. Y de qué es lo que yo he ido notando que me ayuda más para tener que dedicar menos tiempo una vez que me siento a escribir.

Ojo, es solo lo que me ayuda a mí, y eso no quiere decir que me sirva para despachar cada post en quince minutos, pero como verás tiene bastante sentido. No siempre he seguido este “guión” de arriba a abajo, pero tengo comprobado que cuando lo he hecho he tardado menos que cuando no.

Empezar por el título

La elección del título no solo es fundamental para conseguir captar la atención de quienes quieres que te lean, también te ayudará a “nivel interno” a organizarte a la hora de desarrollar mejor el post. Antes de sentarte a escribir deberías de tener elegido y ya claro el título, ya que te servirá para no perder de vista la idea principal del post y, además, te ahorrarás tener que dedicar ese tiempo después.cómo escribir un post

Hacer un esquema previo

Merece y mucho la pena perder diez minutos (los que sean) en esbozar el esqueleto del post antes de sentarte a escribir y ponerte a desarrollar la información. Esto no solo nos servirá para estructurar el contenido mejor y facilitar la faena a nuestros lectores, sino que nos ayudará a fijar las ideas principales que queremos desarrollar para no perdernos por el camino y no tener que perder después demasiado tiempo pensando mientras escribimos porque resulta que creíamos que lo teníamos claro, pero de repente no conseguimos dar del todo coherencia al texto y las ideas se nos han ido mezclando.

Puedes hacerlo como quieras, en un documento Word o en Evernote, directamente en la misma entrada o, como yo, que soy una nostálgica del lápiz y el papel, en una libreta, pero si no lo sueles hacer, prueba a hacer antes de escribir este esquema previo y comprueba hasta qué punto te ayuda para tardar menos tiempo en escribir el post. Simplemente esboza y ordena los puntos principales, no es necesario más.

Yo, por ejemplo, antes de escribir este post en concreto, he cogido mi libreta y he anotado lo siguiente:

  • ¿Cuánto se tarda en escribir un post?
  • ¿Cómo puedo conseguir tardar menos tiempo?
  • El título
  • Esquema previo (esqueleto del post)
  • Los post sencillos
  • Sin interrupciones, del tirón
  • Escribir como hablamos

No es nada del otro mundo, en este caso no he tardado nada y sí, ya sabía lo que quería contar, pero ponerle nombre y ordenar los puntos me está sirviendo a la hora de desarrollar el post.

No subestimar los post “sencillos”

Ojo con los post que damos por sentado que van a ser sencillos y que no vamos a tardar casi nada en escribirlos, porque nos han requerido menos investigación previa, o incluso nada, porque están fundamentalmente basados en experiencias personales (caso de este mismo post, por ejemplo) o entran dentro de la categoría de “reflexiones varias”. Pueden ser los que al final nos lleven a tener que emplear más tiempo, ¿por qué?

Mientras que con los post que incluyen una información más elaborada o más técnica y que han requerido más trabajo previo de investigación, siempre (o casi siempre), los he desarrollado tirando de “esquema previo”, no me ha pasado lo mismo con otro tipo de post con los que he creído que no era necesario hacerlo porque ya tenía todo lo que necesitaba en la cabeza. Error. Sí, he podido tener toda la información en la cabeza, pero al ponerme a escribir me he dado cuenta de que las ideas podían estar no muy bien ordenadas y, al final, ese post en cuestión me ha llevado mucho más tiempo que otro a priori mucho más elaborado.

Conclusión: no hay que subestimar nunca los post que creemos más sencillitos y conviene hacer igualmente un esquema previo con los puntos principales que vamos a tratar; nos ayudará a escribirlo con mucha más agilidad y a tener que invertir menos tiempo.

Evitar las interrupciones

Una llamada de teléfono, una mosca que pasa volando, ese pensamiento de “ay, ahora no estoy muy inspirado, luego ya lo termino”… A no ser que sea estrictamente necesario, casi te recomendaría que cuando te pongas a escribir un post no te levantes hasta que lo acabes.

Si crees que no estás muy inspirado, directamente no lo empieces, hazlo después. Pero si ya has empezado, lo mejor es continuar, porque cuando te dejas un post a medias, para terminarlo en otro momento, al final se pierde el hilo de la continuidad y luego puedes tardar más en volverlo a retomar. Del tirón suele salir mejor.

No volverse loco con la elección de las palabras

No te vuelvas loco con la elección de las palabras “más adecuadas”. Tampoco es que aspiremos a conseguir un premio Pullitzer, de lo que se trata es de intentar contar algo interesante para nuestros lectores y que, además, nos entiendan. Todo esto se resume en algo de lo que ya hemos hablado otras veces en este blog: escribe como si hablaras, con un lenguaje que tu audiencia pueda entender y que te pueda ayudar a conectar, pero sin perder demasiado tiempo en elegir las palabras que creemos que van a ser “más perfectas”.

Yo voy a poner ya el punto y final, pero antes te toca a ti: ¿Cómo te las apañas para conseguir invertir menos tiempo al escribir? ¿Lo consigues?

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    Está muy bien el post.

    Lo que también hacemos muchos, es ir recolectando ideas a lo largo de los días o alguna frase brillante para remarcar en negrita. Sobre todo en los momentos en los que se va al baño.

    Así, una vez llegado el día en el que tienes que escribir, ya tienes más de medio post hecho, a falta de darle congruencia y cohexion a los pensamientos que te han ido inspirando.

    • Paula Guzman dice

      Nos alegramos de que el post te haya parecido interesante :) Y, sí, definitivamente cualquier momento es bueno para empezar a tramar el siguiente post, incluido el del baño 😉

      Un saludo y gracias!

    • Paula Guzman dice

      Pues muchas gracias, Teresa, y bienvenida :)
      Esperamos poder serte de utilidad y estaremos encantadas de tenerte por aquí

      Un saludo!

    • Paula Guzman dice

      Muchas gracias, Miryam!
      Son consejos basados en nuestra propia experiencia, bastante sencillos, pero funcionan, y por eso queríamos compartirlos, por si a alguien le pueden servir también :)

      Un saludo y mil gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *