¿Cuáles son los requisitos de un contenido de calidad?

un contenido de calidad para tu blog

Cómo filtrar una idea antes de convertirla en un post

Tienes una idea para el siguiente post de tu blog, la empiezas a desarrollar en tu cabeza, piensas en la labor de investigación que te puede requerir,… Lo tienes, la idea va tomando forma. Y, de repente, te asalta alguna que otra duda: ¿resultará interesante ese artículo para mis lectores?, ¿será un contenido de calidad suficiente para aportar valor a quien me lea?, ¿estará a la altura para merecer ser leído?, ¿y si es una idea absurda?, cuando se me ocurrió me pareció una buena idea pero ya no me lo parece tanto,… ¿Te suena alguno de estos planteamientos? Pues con este post vamos a intentar despejarte alguna de estas dudas y a contarte cómo puedes filtrar tus ideas para determinar si merecen convertirse en entradas de tu blog.

Las dudas sobre la calidad de un contenido

No siempre, pero es fácil que antes o después las dudas sobre la calidad de alguno de nuestros contenidos aparezcan llegada la hora de sentarnos a escribir. Sobre todo, cuando se mantiene una frecuencia de publicación alta y se tiene igualmente alto el listón.

No es para menos, con toda la información que tenemos al alcance de la mano, mucha más que tiempo para poder consumirla, la calidad de los contenidos más que una opción es una exigencia, pero ¿cómo sé que mis post cumplen con esa exigencia de calidad? He aquí el gran dilema.

La calidad la juzga quien nos lee, no nosotros

Para empezar, relájate: la calidad de nuestros contenidos no la decidimos nosotros, sino quien nos lee. Y como nunca llueve a gusto de todos, lo primero que debemos asumir y tener muy claro es que ese mismo artículo que tú tienes por tu “obra maestra” y que a una persona le puede parecer interesante, a otra le puede parecer la mayor bazofia del mundo. Así que quitémonos esa losa de encima: más allá de trabajar nuestros artículos, cuidarlos y presentarlos lo mejor que sabemos, decidir si el contenido tiene calidad no es cosa nuestra. Una responsabilidad menos 😉

Ahora bien, como punto de partida, sí que deberíamos hacernos siempre una pequeña reflexión previa (y honesta) en torno a esa idea que va camino de convertirse en nuestro siguiente post: ¿cuál es el mensaje principal que queremos transmitir? y ¿ese mensaje va a aportar algo (sea lo que sea) a quien nos lea?

entretener,educar y formar

¿Cuál es el objetivo global del post?

Como ya hemos quedado en que la calidad de nuestros contenidos no la juzgamos nosotros y como aportar valor puede ser algo muy subjetivo según el caso, piensa simplemente en el objetivo global que pretendes con un post en concreto: ¿entretener? ¿educar? ¿informar? Si nos has contestado afirmativamente en al menos uno de los tres casos, replantéatelo, quizá la idea del artículo está mal enfocada.

Aunque cada post tenga objetivos muy concretos según el tema del que trate (dar respuesta a…, explicar cómo se hace…, contar lo que ocurrió en…, anticipar lo que va a pasar con…, opinar sobre…, dar consejos sobre cómo hacer…, recopilar toda la información sobre…, y un largo etcétera), simplifica: aportar valor básicamente supone satisfacer una necesidad que alguien tiene en un momento dado. Y fundamentalmente las necesidades que una persona busca cubrir con un contenido en Internet son: entretenimiento, educación e información.

Entretener, educar, informar

Resumiendo: ya hemos comentado que es imposible cumplir con las expectativas de todo el mundo y que lo que es calidad para uno es porquería para otro, pero para al menos partir de una base, somete cada idea, antes de convertirla en post, a un análisis rápido: ¿va a entretener, educar, informar? Puede cumplir una sola de estas funciones, dos o las tres, pero si no cumple ninguna de ellas, dale otra vuelta a esa idea, quizá no era tan buena o necesita madurar.

Con esta simple pregunta que, eso sí, requiere una respuesta honesta por tu parte, tendrás un filtro bastante eficaz para determinar si esa idea merece convertirse en post. No todas las ideas lo merecen y no pasa nada de nada. Mucho peor es no tener ideas ¿no crees? :)

Y tú ¿qué opinas? ¿sometes tus artículos a algún filtro de calidad antes de ponerte a escribir?

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    Hola Chicas.

    La verdad es que estoy de acuerdo con Pablo.

    Yo, de vez en cuando, me permito publicar un post “para mi” donde reflexiono acerca de cosas que tampoco tienen mucho que ver con la temática de mi blog. Me sorprende la interacción y buen recibimiento que tienen esos posts para algunas personas.

    Pero es cierto que no todas las ideas valen y que, como decís, para que un post no este vacío (lo llaman humo) hay que intentar que aporte algo.

    Creo que ahora revisaré mis ideas con el filtro que comentáis. :)

    Un beso!

    • Paula Guzman dice

      Pablo, Víctor, un pequeño matiz a lo que decís: ¿y quién dice que esos post en los que uno desvaría, reflexiona o se deja llevar no son entretenidos? Es decir, ¿que el valor que aportan a quien los lee es el puro entretenimiento? Yo lo veo así (y que conste que a mí lo de desvariar me pirra ;))
      Gracias por vuestros comentarios :)

  2. pablo dice

    Me gusta este post, quizás añadiría otra finalidad, que sea simplemente “desvariar”, escribir reflexiones internas, divagaciones, que no entrarían en esas tres categorías.
    Un saludo chicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *