Cómo perder el miedo a escribir en tu blog

Para quién escribes

Cómo afrontar la falta de costumbre de escribir

Ya te has decidido: quieres tu propio blog. Y sabes perfectamente lo que quieres contar en él: has escogido un tema que conoces y que te gusta. Solo con eso, ya tienes lo más importante: estás dispuesto a empezar y sabes lo que quieres. Pero aún así hay algo que te preocupa: en tu caso el problema no es la falta de inspiración, al menos no de momento, pero hay algo que te agobia y mucho: no tienes costumbre de escribir y crees que no sabrás hacerlo. Y mucho menos con la frecuencia que te gustaría para tu blog.

Te encuentras cara a cara con la dichosa hoja en blanco delante del ordenador y te bloqueas solo de pensar que no serás capaz de juntar las palabras para darles el sentido que quieres. Tranquilo, no estás solo. A muchísimas personas, a la hora de poner en marcha un blog, les preocupa el hecho de “no saber escribir”.

Si es tu caso, si te preocupa creer que no sabes escribir, dale la vuelta a la situación y vuelve a replanteártela: la realidad es que es mucho más importante saber de qué vas a escribir y tener algo de utilidad que contar que el cómo vas a hacerlo. Tienes lo más importante, la materia prima, aprender a darle forma es solo una cuestión de práctica y de dejarte llevar. Sin miedo, todo llega, y lo de “aprender” a escribir también.

Sabes escribir, solo que no tienes costumbre

En realidad, sabes escribir. Lo único es que hasta ahora no tenías costumbre ni te habías planteado hacerlo. Sí, quizá es una faceta que no habías tenido necesidad ni interés por explotar y estás ante algo nuevo, pero eso no quiere decir que no seas capaz de hacerlo. Es cierto que hay personas que pueden tener más facilidad que otras para expresarse escribiendo, igual que otras tienen un don especial para el cálculo mental, pero con la práctica todo se aprende y quizá descubras por el camino que escribir te gusta más de lo que nunca hubieras imaginado.

Fuera miedos, empieza, y luego simplemente continúa. El primer artículo te costará un poco más, el segundo quizá también, el tercero ya un poquito menos, y casi sin darte cuenta de repente un día apreciarás que las palabras fluyen con mucha más facilidad y que has encontrado tu propio estilo. Puede que incluso descubras que escribir te encanta. Repítetelo, pero sobre todo, créetelo: sabes escribir, solo que no estás acostumbrado a hacerlo. Pero eso se supera cogiendo el hábito poco a poco.

No pienses en escribir, habla con tus lectores

Eres perfectamente capaz de hablar con un amigo, un conocido o un cliente de aquello que conoces y que te gusta, pero si te planteas que tienes que escribirlo de repente te bloqueas. Olvídate de que vas a escribir, simplemente habla con tus lectores. Exprésate como solo tú sabes hacerlo, escribe como si hablaras, y no te escondas detrás de palabras que crees que van más en la línea de “escribir bien”.

Déjate llevar, no te obceques con la elección de las palabras

Si te paras a pensar demasiado cada frase, preocupándote por elegir las palabras más adecuadas, al final inevitablemente te bloquearás. Déjate llevar y deja que las palabras fluyan. Si te detienes demasiado en intentar dar con las palabras “perfectas”, al final te saldrá algo forzado y no serás “tú”. No pierdas tu propia manera de contar las cosas simplemente por el miedo a no saber contarlas.

Blogger invitado

Aprende a sentirte cómodo

Al final, de un manera u otra, tanto si ya teníamos costumbre de escribir o no, todos hemos tenido que aprender a sentirnos cómodos en nuestro blog. En nuestro caso también ha sido así.

Yo, por ejemplo, a priori no tenía miedo a escribir en sí, siempre me ha gustado y de hecho es como me he ganado siempre la vida, pero de repente me enfrentaba a algo nuevo: había escrito miles y miles de artículos en prensa pero un blog es algo distinto, el estilo es mucho más directo y te permite ser más “tú”. Admito que al principio “redescubrir” mi estilo, en este caso como blogger y no como periodista, me descolocó un poquito, pero por el camino he aprendido a sentirme cómoda y ahora me encanta la posibilidad de expresarme como quiera y poder hablar contigo, que estás ahora mismo al otro lado, de tú a tú :)

El caso de Isabel encaja perfectamente con lo que estamos hablando: ella no tenía costumbre de escribir y, de hecho, inicialmente no pensaba hacerlo a menudo. Ahora no solo lo hace, sino que ha descubierto que le gusta escribir mucho más de lo que pensaba y con cada nuevo artículo se encuentra mucho más cómoda que con el anterior. Al final, como hemos comentado, es una cuestión de coger el hábito y de encontrar tu propio estilo para aprender a sentirte cómodo con lo que haces y cómo lo haces.

La clave está en conectar

Lo de escribir bien o mal es muy relativo, depende de para quién. Volvemos al principio, lo fundamental es tener algo interesante que contar y que pierdas el miedo a contarlo a tu manera. La clave no está tanto en cómo lo escribes sino que al hacerlo consigas conectar y eso solo lo conseguirás si eres tú mismo. Ahí afuera hay miles, millones, de blogs pero tú eres único.

Hablando de esto me viene a la cabeza un artículo que hace poco publicó Javi, autor del blog Monetizados, y que no podía tener un título mejor: Las almas tienen forma de WordPress. Si además de tener algo interesante y de utilidad que compartir, le pones tu alma y no te escondes detrás de las palabras, tendrás todo a tu favor. Tu forma de escribir ya mejorará y evolucionará contigo. Con el tiempo y con la práctica.

Piénsalo: ¿No te ha pasado un montón de veces? ¿Que quizá un artículo que te ha encantado no estuviera escrito “perfectamente”, pero el autor ha conseguido hacerte llegar su mensaje y te ha hecho que conectes inmediatamente con su forma de contar las cosas? Pues aplícatelo: fuera miedos :).

Y ahora te toca a ti, ¿nos cuentas tu caso? ¿Te ha llegado a bloquear el creer que no sabes escribir solo porque no tenías costumbre? ¿Has superado ya ese miedo?

 

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

  1. dice

    Hola Paula!

    Soy Manuel de Colombia, creo que me he dado mucho latigo pensando en que no sé escribir, pero en realidad te doy toda la razón cuando dices que Sí sé, que el problema es la costumbre. Ya tengo el espacio para mi nuevo blog, y ya tengo el tema y justamente hoy me lanzaré con mi primer artículo!

    Fuera Miedos!! Y Muchas gracias por tus consejos!

  2. dice

    Muy buen artículo, Paula! Todo lo que dices lo tengo fresco pues hace mes y medio comencé mi blog…. y ya voy para el séptimo artículo. Lo importante es tener un tema (yo analizo herramientas innovadoras para narrar historias), contar con la disciplina para escribir (lo hago semanalmente) y saber que además de aprender con cada artículo, lo estás compartiendo con los demás. Saludos, Jorge.

    • Paula Guzman dice

      Hola Jorge, muchas gracias :)
      Yo diría que lo tienes todo controlado: tema, disciplina, aprender y querer compartir. Y ahora solo queda seguir así, que no es poco. En ello estamos también nosotras.

      Saludos y gracias por tu comentario :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *