Cómo conectar con los lectores de tu blog

Conectar con tu audiencia

¿Escribes o conectas? No, no es lo mismo. Y lo deberíamos tener muy en cuenta si lo que queremos son lectores recurrentes y no solo visitas que aterrizan un día desde Google en un determinado contenido de nuestro blog pero que luego se van para nunca más volver.

En realidad conectar no es tan complicado, todos somos personas, quienes escribimos y quienes leemos, y en un universo tan saturado de información es importante marcar la diferencia simplemente por ser quienes somos. Por lo que contamos pero también por cómo lo contamos. Sí, no parece que sea tan complicado, pero a veces lo complicamos nosotros mismos, por miedos, complejos, falsas creencias, etc. etc.

El arte de conectar con tu audiencia en 7 pasos

Si ya nos conoces puede que ya sepas que recientemente hemos publicado una encuesta para poder recibir de una forma directa las opiniones de quienes nos leen. La encuesta sigue activa y ya te contaremos las conclusiones más adelante, pero de momento te podemos avanzar que hemos recibido opiniones y críticas constructivas muy valiosas. Entre ellas, destaca que uno de los aspectos más valorados de nuestro blog es el tono cercano y personal con el que escribimos y nuestra forma de conectar.

Por eso, hemos querido recopilar algunos consejos que nos aplicamos nosotras mismas (de forma casi inconsciente y cada una a su manera) y que igualmente valoramos como lectoras. Estos consejos están basados en nuestra propia experiencia, pero son igualmente válidos ya tengas un blog personal o un blog de empresa (con sus matices). En cualquier caso, el objetivo es el mismo: CONECTAR. Y es posible hacerlo en siete pasos:

  1. Emplea un estilo cercano y directo: no te compliques, escribes para personas, así que puedes hablar de tú a tú. Hay distintas fórmulas de plantearlo, pero particularmente a mi me encanta lo de hablar literalmente contigo de tú a tú porque me lo pone mucho más fácil a la hora de escribir.
  2. Escribe como si hablaras: es mucho más sencillo escribir como realmente hablamos. Si es una forma de comunicarnos que nos permite conectar y entablar relaciones en nuestra vida cotidiana, ¿por qué tiene que ser diferente por el mero hecho de que entre tú y yo haya ahora mismo una pantalla de ordenador, una Tablet o un móvil?
  3. No te “encorsetes”: una cosa es la falta de fluidez cuando uno no tiene costumbre de escribir y otra la necesidad de esconderse detrás de palabras o de un lenguaje que realmente no utilizaríamos en nuestro día a día, con la falsa creencia de que así pareceremos más profesionales o que, en caso contrario, daremos la impresión de menos profesionalidad. Sin miedo, sé tú mismo y desarrolla tu propio estilo. Aunque no puedas gustar a todo el mundo, tus lectores te lo agradecerán.
  4. Escribe para quién está al otro lado y habla su mismo lenguaje: no podemos escribir para todo el mundo, pero conviene no dar por hecho que nuestros lectores van a entender toda la terminología que utilicemos. Es algo que nosotras intentamos tener muy en cuenta, pero en lo que alguna vez hemos fallado de forma inconsciente, ya que también es un aspecto que un lector/a nos comentó en la encuesta, así que afinaremos muchos más.
  5. No tengas miedo de compartir alguna anécdota o experiencia personal: esto no quiere decir que tengas que desvelar tus secretos más íntimos, pero compartir (aunque sea de pasada) algo más personal, que permita a tus lectores conocerte un poco mejor nunca está de más. Las historias personales se agradecen, porque hacen que cualquiera pueda sentirse más fácilmente identificado y además se recuerdan mucho mejor.
  6. No te cierres a utilizar el sentido del humor y a hacer algún guiño a tus lectores: hasta el tema más técnico, si lo cuentas a tu manera y con tu estilo, puede incluir algo de sentido del humor. No se trata de que te quieras hacer el gracioso porque sí, pero si es algo que te nace, ¿por qué cortarte? Se me ocurre por ejemplo, en temas de SEO (posicionamiento web), el caso de Chuiso, que es capaz de hablarte en un mismo post de cómo crear una pirámide de enlaces mientras te cuenta que se está comiendo una bolsa de patatas y te advierte de que aprietes los glúteos porque lo que te va a contar merece mucho la pena. O el de Alex Navarro, que te cuenta cómo detectar un nicho a partir de palabras claves relevantes para Google y se “disfraza” de Paula Echevarría. Ahí queda eso 😉 No te digo que hagas lo mismo, simplemente es su estilo y su sentido del humor, tú tendrás el tuyo.
  7. Huye de la prepotencia: una cosa es creer en nuestras capacidades y avalar lo que escribimos con nuestro conocimiento, y otra muy distinta es querer sentar cátedra y/o pecar de prepotencia. Nadie lo sabe todo ni tiene la verdad absoluta. Ni es el mejor entre los mejores. Ya si acaso eso que lo digan los demás 😉

Ganar audiencia

Conclusión: está muy bien ofrecer contenido de calidad y utilidad y tener también una página donde explicamos quiénes somos, pero ahí no termina la cosa. Conectar es permitirse ser uno mismo, saber ponerse en la piel del otro, no tener miedo a exponerse, a no gustar a todo el mundo o a hacer el ridículo en un momento dado, dejar que se pueda ver o entrever que detrás de tus artículos hay una persona, admitir tus limitaciones, reconocer que metes la pata como todo el mundo, que lo que cuentas no es una verdad absoluta… ¿Seguimos?

Pues casi mejor otro día, que también nos han comentado en la encuesta que nuestros post son demasiados largos y ya me he pasado de la raya otra vez :(

Pero, antes, cuéntame: ¿crees que es importante conectar? ¿Qué crees que hace falta para conseguirlo?

¿Te ha gustado este artículo?

¿Sí? Entonces te recomendamos una cosa...

Regístrate a nuestro blog y recibirás:

Nuestros post sobre Marketing Online directamente en tu buzón de entrada y todas las novedades que vayamos desarrollando desde Enredando por la Red. Somos las primeras que odiamos el spam, así que no tienes que preocuparte. ¡Prometido! Suscribirte solo te llevará unos segundos y estaremos encantadas de darte la bienvenida.

Subscribe to our mailing list

* indicates required Dirección de Email * Nombre Apellidos

O si lo prefieres ...

Nos ayudaría mucho si compartes este artículo.
Los Tweets, Likes y +1s ayudan a que Google tome en serio este artículo y lo posicione... ¿nos echas un cable?? :) Mil gracias por adelantado.

Comentarios

    • dice

      Hola Guillermo,
      si que hay emociones y actitudes que se pueden percibir a través del lenguaje escrito y son esas emociones las que nos hacen amar u odiar un blog.
      Gracias por tu feedback

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *